Las ventajas y desventajas del crédito comercial

Escrito por Neil Kokemuller | Traducido por Alejandro Moreno

Muchos proveedores ofrecen crédito comercial a los compradores para animar compras más frecuentes y de mayor volumen. Las compañías más pequeñas con efectivo limitado a la mano a menudo dependen del crédito comercial para realizar compras de inventario de manera regular. El crédito comercial tiene beneficios tanto para el comprador como para el vendedor, pero también tiene algunas desventajas.

Más ventas

Desde la perspectiva del acreedor, o el proveedor, el crédito comercial debería inducir más ventas a lo largo del tiempo al permitirle a los clientes realizar compras sin tener efectivo inmediato. Esta flexibilidad en los métodos de compra también anima a los clientes a hacer compras más grandes cuando los precios son adecuados que lo que comprarían si tuvieran el efectivo para pagar. Junto con un volumen de ventas mayor, el crédito comercial a menudo produce tasas de interés y cobros por pagos tardíos para los acreedores, lo que aumenta los ingresos.

Sin efectivo

Desde la perspectiva del revendedor, la capacidad de comprar con crédito hace que sea posible comprar el inventario necesario incluso cuando los balances de efectivo sean bajos. Tener efectivo para pagar una deuda a largo plazo y otros gastos más urgentes e inmediatos es crítico. La capacidad de retrasar los pagos en efectivo para las provisiones y el inventario ayuda a reservarlo para estos propósitos. Los compradores pueden querer aumentar el volumen de las compras cuando la demanda es más alta y una cuenta comercial hace que sea más factible hacerlo.

Deuda incobrable

El riesgo potencial para el proveedor cuando se ofrece crédito comercial son las deudas incobrables. Si los compradores no pagan su deuda, y a tiempo, esto tiene efectos negativos en el efectivo del proveedor. Las compañías eventualmente tienen que cancelar cuentas no pagadas como deudas incobrables, lo que reduce sus ganancias. Aún las cuentas que permanecen sin pagarse por un largo período de tiempo tienen efectos negativos. Esto significa que el proveedor debe esperar para recolectar el efectivo que necesita para pagar sus propias facturas.

Costos altos

Si los compradores no tienen cuidado en la manera en la que usan su crédito comercial, pueden terminar pagando costos mucho más altos por su inventario. Muchas compañías ofrecen un descuento de 2 por ciento si pagas en los siguientes 10 días, pero los pagos recibidos después de 30 días suelen incluir cuotas por pagos tardíos e intereses que comienzan a acumularse. En su revisión del crédito comercial, "Entrepreneur" nota que las compras a crédito pueden costar entre 12 y 24 por ciento extra en pagos de interés si la empresa no pagan dentro del término de pago neto típico de 30 días.

Créditos de las fotos

  • Comstock Images/Comstock/Getty Images