Tipos de contabilidad para las cuentas por cobrar

Escrito por Jared Lewis | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Cada vez que tu negocio tenga un reclamo contra un deudor por una extensión a corto plazo de crédito, utilizarás una entrada de las cuentas por cobrar en tus registros financieros y enviarás una factura para solicitar el pago de tu deudor. Las entradas de cuentas por cobrar son útiles para las empresas y sus proveedores, ya que permiten a las empresas tener un flujo constante de suministros según sea necesario. Varios tipos de entradas de cuentas por cobrar pueden ser utilizadas para observar la relación entre el empresario y el titular de la cuenta.

Cuentas por cobrar

La relación básica de cuentas por cobrar que existe entre el empresario y el prestamista se produce cuando el dueño del negocio extiende el crédito al deudor para ayudar a las operaciones de financiación deudoras existentes. Estos tipos de préstamos incrementan los activos actuales de la compañía y se contabilizan en el libro mayor y en la cuenta de cuentas por cobrar para el prestatario. La transacción se señala de manera que la cuenta se acredite por el monto del préstamo, aumentando los activos del prestamisa.

Documentos por cobrar

Las cuentas de documentos por cobrar son similares a las cuentas por cobrar básicas, pero tienden a ser diferentes en función de la longitud de tiempo que el prestatario puede tomar para pagar la cuenta. Considerando que el pago de las cuentas por cobrar básicas deben hacerse dentro de los dos meses siguientes a la extensión del préstamo, una cuenta de documentos por cobrar está garantizada con un pagaré y se paga generalmente en un año. Al igual que con las cuentas por cobrar básicas, este tipo de cuentas aumenta los activos de la empresa.

Créditos por ventas

Los créditos por ventas son similares a los otros tipos de cuentas por cobrar en que son activos de la empresa que aumentan cuando la transacción se anota en los libros de contabilidad adecuados. Éstos son, sin embargo, un resultado directo de las ventas de la compañía. Cuando un cliente compra un producto y se le extiende un crédito a corto plazo para pagar el préstamo, este se considera como una entrada de crédito por venta en la cuenta de crédito por venta en curso.

Deudas incobrables

Las cuentas a veces van en mora cuando el prestatario se declara insolvente o tiene una falta de flujo de efectivo para pagar sus deudas actuales. Cuando esto ocurre, el acreedor tiene varias opciones para la contabilización de este pago en mora. Cuando está claro que la cuenta no se pagará en absoluto, la deuda puede ser cancelada y más tarde convertirse en una deducción de impuestos. El Servicio de Rentas Internas permite a las empresas cancelar estas deudas hasta un cierto punto. El acreedor también puede notar la deuda como una concesión, lo que le permite dar cuenta de la deuda en el corto plazo mientras espera el pago por parte del deudor.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images