Fundamentos de las cuentas por cobrar

Escrito por Neil Kokemuller | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Cuentas por cobrar es una cuenta que muestra la cantidad de ingresos que has ganado, pero que no has recogido. Las empresas que venden productos en cuenta a los compradores suelen mantener un equilibrio en las cuentas por cobrar. A medida que se realizan nuevas ventas, el saldo aumenta, a medida que las deudas se pagan, el saldo disminuye.

Fundamentos de contabilidad

En la contabilidad de ejercicio, las ventas a cuenta se consideran ingresos en el momento en que se efectúan. Cuando haces una venta a cuenta, debitas o aumentas su saldo. A medida que se recogen los pagos, tu saldo de efectivo se carga, o aumenta, mientras que las cuentas por cobrar son acreditadas o se reducen. La recopilación de los pagos a tiempo es fundamental para la gestión eficaz de las cuentas por cobrar para mantener un flujo de caja fuerte.

Importancia

La venta de artículos a cuenta te permite hacer más ventas y en grandes volúmenes para los compradores que no pueden permitirse el lujo de pagar por adelantado en efectivo. Al ofrecer condiciones favorables de crédito, alientas a los compradores a hacer compras cuando lo necesitan, no sólo cuando tienen el dinero para pagar por ellas. Ser demasiado liberal con tu crédito, sin embargo, puede producir una cantidad excesiva de deuda incobrable a pérdidas y ganancias.

Fundamentos de facturas

Después de una venta de cuenta, envías las facturas a la empresa que te debe. La factura normalmente establece los términos, incluido el saldo adeudado, fecha de vencimiento y los datos de la tasa de interés. Las fechas de vencimiento varían, pero están generalmente entre 30 a 60 días en las cuentas de clientes básicos. Si tienes la intención de cobrar una tasa por pago tardío o intereses después de una fecha determinada, esto se menciona también. Ofrecer un descuento por pronto pago del 2 % es una forma común de las empresas para motivar a los compradores a realizar pagos más rápidos.

Ratio de rotación

Una herramienta común usada para medir la eficiencia de tu empresa en la recolección de los pagos a cuenta es el índice de rotación de cuentas por cobrar. Esta relación indica cuántas veces en los últimos 12 meses has recogido los pagos sobre tu saldo por cobrar promedio. Por ejemplo, unas ventas de US$500.000 durante el último año, dividido entre el saldo por cobrar promedio de US$100.000, es igual a una relación de cinco. Esto significa que tus ventas cubren el saldo promedio en cinco veces. Dividir 365 entre 5 indica que rotaste tu saldo cada 71 días. Un índice de rotación más bajo reduce tu flujo de efectivo y aumenta tu potencial para deudas incobrables a pérdidas y ganancias.

Créditos de las fotos

  • John Foxx/Stockbyte/Getty Images