¿A qué se llama excedente de flujo de caja?

Escrito por Mack Mitzsheva | Traducido por Xochitl Gutierrez Cervantes

El flujo de caja se refiere al dinero en efectivo que entra y sale en un negocio. El flujo de caja se puede incrementar en un número de maneras, incluyendo la venta de más productos o servicios, aumentos en el precio de venta, reducción de costos o ventas de algún activo. Si una empresa experimenta un exceso de flujo de caja, tiene que tomar una decisión sobre la mejor manera de utilizar ese excedente para el beneficio de la empresa.

Flujo de caja

El flujo de caja es la diferencia entre la cantidad de dinero que está disponible al principio del período contable, que también se conoce como balance de apertura, y la cantidad de dinero que está disponible al final del período contable, llamado saldo final. El efectivo entra en un negocio en un número de maneras: como ventas, recursos del préstamo, venta de activos e inversiones. Sale en forma de gastos operativos, adquisición de activos, gastos directos y servicios de la deuda.

Consideraciones

El flujo de caja se considera positivo si el saldo final es mayor que el inicial. Se considera negativo si el saldo final es menor al saldo inicial. Un exceso del flujo de caja es el dinero en efectivo que excede al efectivo necesario para cubrir los gastos de operación. Los gastos operativos se refieren a las actividades del día a día de un negocio. Estos son los gastos incurridos por el negocio, pero no están relacionados con la producción. La nómina, los beneficios para empleados, el alquiler y la venta de las comisiones son ejemplos de los gastos operativos.

Pago de deuda

Un negocio en general, utiliza el excedente en efectivo en una de dos maneras. La primera es pagar la deuda. Este es el uso de una ganancia excedente para ayudar a reducir las obligaciones que potencialmente se presentan a largo plazo (la deuda). Esto es especialmente beneficioso para una empresa cuando la tasa de interés de la deuda que la empresa paga excede la tasa de interés esperada de regreso, que entonces el negocio recibirá al invertir el dinero en efectivo. Por ejemplo, el pago de un préstamo a un interés del 12% en realidad puede ahorrar dinero al negocio si la tasa esperada de retorno al invertir el dinero es sólo de un 4%. Sin embargo, si la empresa puede necesitar dinero en efectivo en un futuro próximo, puede ser más ventajoso retener el excedente. Esto puede ser más rentable que usar el dinero en efectivo en estos momentos para pagar la deuda sólo para obtener préstamos adicionales a mayores tasas de interés en el futuro.

Inversión

La segunda opción de un negocio en que puede utilizar el flujo de caja además de la deuda es invertir los excedentes. El propósito de invertir el excedente es hacer crecer esa cantidad en una suma mayor a la que la empresa puede acceder más tarde. Antes de que una empresa considere invertir un excedente, tiene que mirar el riesgo, la liquidez, la madurez y el rendimiento del producto de inversión. Todas las inversiones tienen pros y contras. Por ejemplo, una inversión que genere intereses con cuenta de cheques puede proporcionar una fuerte de liquidez al negocio, pero la desventaja es generalmente que tiene una menor tasa de retorno. Es una buena idea para un negocio hablar con un profesional que pueda ofrecer asesoramiento sobre inversiones. Ya sea para pagar deudas o para invertir el excedente, lo que dependerá de lo que sea mejor para la empresa y sus objetivos a corto plazo y a largo plazo.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Stockbyte/Getty Images