¿Cómo afecta la inflación el poder adquisitivo del dinero?

Escrito por Carter McBride | Traducido por María J. Caballero

La inflación es un fenómeno económico que tiene un cambio creciente en el precio de los bienes y servicios. Un fenómeno estrechamente ligado a la inflación es la deflación, a veces llamada inflación negativa. La deflación se produce cuando hay un cambio decreciente en el precio de bienes y servicios. La inflación y la deflación afectan cómo un consumidor puede comprar bienes y el valor de la deuda. La inflación puede ocurrir en los salarios o los precios.

Medición de la inflación

La inflación de precios se mide mediante el índice de precios al consumidor (IPC). La Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos realiza un seguimiento del IPC. El IPC tiene una canasta constante de bienes y ve cómo cambia el precio de un año a otro. Si el precio de la canasta de bienes aumenta, entonces hay inflación de precios. Si el precio de la canasta de productos disminuye, entonces hay deflación. Las personas miden la inflación de salario utilizando el índice de costos de empleo. Este muestra cómo el costo de mano de obra aumenta o disminuye en un período de tiempo.

La inflación y la compra de productos

La inflación de precios disminuye la capacidad de las personas para pagar por bienes. El concepto a un nivel básico dice que si los salarios de un empleado permanecen estables, pero el costo de los bienes aumenta, entonces el empleado puede pagar menos bienes. A medida que se produce la inflación de salarios, las personas serán capaces de comprar más productos. Un error general es que cuando los salarios suben, los precios también suben y de acuerdo con el Banco de la Reserva Federal de Cleveland, hay poco apoyo a que las inflaciones salariales causan la inflación de precios.

La inflación y la deuda

La inflación de precios es el mejor amigo del deudor y el peor enemigo de un acreedor. Cuando los precios aumentan, la cantidad prestada se deteriorará en valor por lo que el deudor está devolviendo menos dinero y el acreedor está recibiendo menos dinero. Por ejemplo, un estudiante presta US$100.000 en 2005, entonces se produce la inflación durante los próximos dos años. La inflación hace entonces que US$100.000 valgan comparativamente sólo US$80.000 debido al aumento de los precios. Cuando los salarios se inflan, tanto los deudores como los acreedores ganan. Los prestatarios pueden pagar sus préstamos más rápido debido al ingreso más alto. Los prestatarios entonces deben recibir los pagos del préstamo más rápido si los prestatarios pagan sus préstamos con el aumento de los salarios.

La deflación y la compra de productos

La deflación tiene el efecto contrario a la inflación, en el que los consumidores podrían comprar más productos a medida que el precio del producto disminuye. La deflación, sin embargo, no es buena para la economía en general y puede ser peor que la inflación. Si una empresa tiene costos hundidos en producción antes de la deflación, estos costos no se reajustarán a esta. Dado que los costos siguen siendo altos para el precio del dinero, la empresa va a recibir menos ingresos cuando el producto se vende a un precio desinflado. Como los salarios se desinflan, los consumidores pueden comprar menos con su dinero porque su renta disponible disminuye.

La deflación y la deuda

La deflación y la deuda tiene el efecto opuesto a la inflación. Los deudores pagarán más dinero de lo que comparativamente tomaron y los acreedores recibirán más dinero. Como se desinflan los salarios, las personas pueden tener más dificultades para pagar la deuda, lo que aumentará el número de impagos de los prestatarios.

Créditos de las fotos