El impacto de aumentar el salario mínimo

Escrito por Sam Ashe-Edmunds | Traducido por Nieves Fragola

Mientras que los políticos de ambos lados de la discusión sobre el salario mínimo pueden alegar consecuencias nefastas para la economía o una bendición para la clase obrera si el salario mínimo aumenta, los economistas creen que los efectos suelen ser insignificantes. Dado que tan pocos trabajadores mayores de 25 ganan el salario mínimo -menos del 2 por ciento, según la Oficina de Estadísticas Laborales- aumentar éste no tiene efectos de largo alcance sobre la economía en su conjunto. Sin embargo, para las pequeñas empresas, varios estudios sugieren que los salarios más altos pueden ejercer más de un impacto.

Estimula el crecimiento de la pequeña empresa

Uno de los principales argumentos en contra de aumentar el salario mínimo es que los salarios más altos aumentan los costos operativos de las pequeñas empresas, tanto que provocan suficientes quiebras para contrarrestar los beneficios de aumentar el salario mínimo (por ejemplo, más ingresos disponibles para gastar el consumidor y mayores impuestos a los ingresos). Sin embargo, un estudio realizado en 2004 por el Instituto de Política Fiscal (FPI por sus siglas en inglés) determinó que el resultado opuesto es cierto, descubriendo que se duplicó el crecimiento de la pequeña empresa en los estados con los salarios mínimos más altos durante el período de cuatro años después del aumento del salario mínimo de 1997. Los investigadores económicos hicieron eco de este hallazgo en "Minimum Wage Increases and the Business Failure Rate" (aumentos del salario mínimo y la tasa de quiebras empresariales) publicado en la edición del Journal of Economic Issues (Periódico de asuntos económicos) de marzo de 1998. Su investigación observó que durante un período de 30 años no hubo correlación entre la quiebra de empresas y el aumento del salario mínimo durante el período de dos años posteriores a un aumento. Los investigadores reiteraron el hallazgo de FPI de que un aumento en el salario mínimo en realidad aumentó la actividad de la pequeña empresa.

Afecta la productividad

Cuando suben los salarios, más trabajadores entran en el mercado laboral, lo que permite a las empresas elegir más trabajadores altamente calificados. Esto mejora la oportunidad para el pequeño empresario de mejorar la productividad a través del uso de trabajadores de mayor calidad que antes no estaban disponibles. Algunos pequeños empresarios pueden optar por aumentar los salarios disminuyendo el número de empleados, una solución que tiene sus pros y sus contras. Por un lado, una paga más alta puede motivar a los trabajadores mejor calificados y aumentar la productividad. Por otro lado, los empleados que están sobrecargados de trabajo son más propensos a errores, a un mal servicio al cliente y al ausentismo, lo que puede disminuir la productividad.

Aumenta el precio

Para contrarrestar los salarios más altos de los empleados, las pequeñas empresas pueden necesitar subir los precios de los bienes y servicios que venden. Esto puede llevar a una reducción en las ventas, la disminución de los ingresos y una rentabilidad más baja. Con menos dinero para gastar, los pequeños empresarios pueden tener que disminuir o eliminar las mejoras de capital, el marketing, las nuevas contrataciones, las bonificaciones, el servicio de la deuda y la producción. Todos estos recortes en el gasto pueden tener efectos adversos, tales como un menor número de clientes debido a la disminución de la publicidad; un aumento en los pagos de intereses y la incapacidad de atraer o retener a los empleados asalariados.

Créditos de las fotos

  • Image Source/Stockbyte/Getty Images