Cómo comenzar mi propio negocio dando lecciones de piano

Escrito por Nancy Lovering | Traducido por Mike Tazenda

Si tocas el piano, mostrarle a los demás cómo hacerlo es una forma de generar un ingreso y de desarrollar una hueva habilidad: la enseñanza. Ya sea que enseñes a tiempo completo o tiempo parcial, que vayas a las casas de tus estudiantes o que des clases en tu propia casa, un negocio de lecciones de piano es uno que puedes ajustar a tus horarios y a tu estilo de vida. La enseñanza de piano es una maravillosa fuente adicional de ingresos para estudiantes, padres o cualquiera que tiene algunas horas extras a la semana.

Presta atención a los detalles del negocio. Obtén un consejo profesional respecto de la contabilidad e impuestos, y establece un sistema de registros financieros. Asegúrate de que tienes las licencias de negocios requeridas, decide si enseñarás a los estudiantes en tu casa, si irás a sus domicilios o si harás ambas cosas, y protégete acordemente.

Aprende a enseñar. Tocar un instrumento y enseñar a alguien cómo hacerlo son dos cosas distintas. Cuando tocas, te comunicas a través del sonido. La enseñanza requiere de comunicación verbal y habilidades para escuchar, así como también identificar las áreas de debilidad de tus estudiantes y sus causas. Debes ser capaz de motivar sin ejercer presión, y de extender la habilidad del estudiante sin provocar que se desmotive. Estudia pedagogía del piano (método para enseñar piano), si tienes acceso a un curso o programa.

Crea tus materiales de negocios. Decide tus honorarios, luego de investigar el mercado de profesores de piano locales para asegurarte de que te mantienes en el rango. Escribe un currículum de profesor que incluya tus estudios de piano y cualquier experiencia que tengas tocando, así como también tu experiencia docente de cualquier clase. Crea tarjetas de negocios y panfletos. Anúnciate en internet, incluyendo en una página de Facebook, blog, cuenta de Twitter y una dirección de correo electrónico separada de la tuya personal, específica para tus clases de piano.

Establece tu espacio para enseñar, o considera ir a las casas de los alumnos. Si enseñas en tu propia casa, ten un espacio separado de las actividades principales de la casa, en donde no seas perturbado o molestado por otros miembros de la familia o mascotas. Crea un espacio especial para las lecciones y considera decorarlo con material educativo, como una tabla de digitaciones.

Reúne tus materiales de enseñanza. Crea juegos didácticos para los estudiantes más jóvenes, y listas de objetivos para la práctica. Compra un metrónomo y libros de canciones y teoría musical. Si vas a las casas de tus estudiantes, prepara un bolso que contenga todos tus materiales. Lleva contigo algunas tarjetas de negocios o panfletos en caso de que te pregunten si tomas más estudiantes.

Halla alumnos y comienza a enseñar. Comienza con pocos alumnos mientras aprendes a dar las lecciones. Expande tu base de estudiantes en la medida en que tus horarios te lo permitan. Organiza recitales en tu casa o en una iglesia o centro recreativo, para darle a los estudiantes valiosa experiencia con el instrumento. Incluso los principiantes pueden tocar en los recitales, invitando a sus familias para que los vean, recibir retroalimentación positiva y estímulo.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock/Comstock/Getty Images