Las desventajas de ser un líder carismático

Escrito por Shelley Frost | Traducido por Marco Jiménez

El carisma es a menudo un rasgo poderoso en la motivación del personal y el apoyo de los empleados y el público. Mientras que un líder carismático es capaz de ejercer su influencia para producir resultados positivos para la empresa, existen inconvenientes potenciales cuando se usa el estilo de liderazgo carismático. Entender esas desventajas ayudara a usar el liderazgo carismático de una manera positiva.

Confianza en el líder

El carismático líder gana sobre los empleados de la empresa con su estilo de liderazgo motivacional. Mientras que los empleados pueden encontrar inspiración en este tipo de liderazgo, también pueden confiar demasiado en la persona a cargo. Los empleados comienzan a asociar el éxito de la empresa únicamente con el líder. Pueden que no vean que todos los empleados son una parte valiosa de hacer a la empresa un éxito. Esto ata a el líder a una enorme responsabilidad para mantener la empresa funcionando y motivar al personal.

Percepción

Mientras que muchos líderes carismáticos son capaces de ganar a los empleados, quienes asumen el papel por razones egoístas pueden fracasar al tratar de ganarse a todos los empleados para sus intenciones. El carisma por sí solo no es suficiente para hacer a un líder de calidad para una empresa. El líder debe tener las mejores intenciones de la compañía en el corazón y otras cualidades de liderazgo para respaldar el carisma. Los empleados son a menudo capaces de entender el hecho de que un líder carismático se preocupa sólo por su propio éxito o carece de los conocimientos del funcionamiento de la empresa.

Falta de claridad

Un líder carismático a veces se pone tan atrapado en su control que es incapaz de ver claramente los peligros potenciales con la empresa. La confianza en sus habilidades le hace sentir que el éxito de la compañía continuará indefinidamente. Si no tiene cualquier otro personal de gestión en el mismo nivel con la misma información, puede dejar pasar a una amenaza potencial para el bienestar financiero de la empresa.

La falta de sucesores y visionarios

Un líder carismático a menudo retiene la mayoría del control en la oficina porque cree mucho en sí mismo. Puede que tenga dificultades para entregar control a otros porque él disfruta de tener el control o no se siente que alguien sea capaz de manejar las tareas como él puede. Este tipo de situaciones potencialmente dejan a la empresa sin ningún sucesor conocedor al que el carismático líder deje en la compañía. Sin dar a otros la autoridad y la libertad de tomar el control, se limita a las ideas del líder de la visión de la empresa para el futuro. Este tipo de ambiente también puede aplastar a algunos de los problemas creativos de otros empleados de la empresa, particularmente si cualquier idea presentada es descartada por el líder.

Créditos de las fotos

  • BananaStock/BananaStock/Getty Images