¿Qué tipo de imagen debería tener un líder?

Escrito por Jill Leviticus | Traducido por Paula Ximena Cassiraga

Tu imagen como líder afecta la manera en que otros en tu compañía te perciben. Enfatizar tus rasgos y características positivos puede ayudarte a mejorar tu imagen y fomentar una percepción positiva de tus capacidades de liderazgo. Familiarízarte con las cualidades positivas que tienen en común los buenos líderes puede ayudarte a desarrollar tu imagen de líder.

Seguridad

Los buenos líderes están seguros de sus capacidades y el trabajo de su equipo. Los líderes seguros motivan e inspiran a los demás con su entusiasmo y pasión. Estos líderes muestras un compromiso externo positivo hacia proyectos y la compañía, y enfrentan los desafíos con gracia, buen humor y compostura. Los líderes seguros buscan maneras de resolver problemas y hacer mejoras en lugar de quedarte con los aspectos negativos del problema. La capacidad de tomar decisiones rápidas, manejar múltiples proyectos con facilidad y tomar riesgos también son signos de un líder seguro.

Accesibilidad

Los buenos líderes disfrutan la compañía de otras personas y no ven las preguntas de los miembros del personal como interrupciones molestas sino como oportunidades para apoyarlos. Los líderes accesibles son amistosos y extrovertidos, y se interesan en la vida de los empleados. La voluntad de ver una situación desde otra perspectiva y empatizar con otras personas es un rasgo importante de los líderes exitosos. "Small Business Notes" reporta que es imposible construir confianza sin empatía y, sin confianza, los líderes nunca podrán ser capaces de obtener los mejores esfuerzos de sus empleados.

Visión

Los líderes fuertes tienen ideas y estrategias definitivas, y pueden explicarlas fácilmente a los empleados y administradores. La visión implica acercarse a los problemas desde un nuevo ángulo o considerar posibilidades no tradicionales para el crecimiento y el desarrollo de la empresa. Los líderes visionarios toman en consideración las entradas y opiniones de los miembros del personal y usan esta información para desarrollar planes y objetivos que ayudarán al departamento o compañía a cumplir las metas. Proyectar un entusiasmo natural y pasión por un proyecto puede alentar a los demás a desarrollar un nivel similar de entusiasmo.

Capacitar el estilo de gestión

Los buenos administradores les dan a los empleados control sobre sus proyectos en lugar de emitir una serie de órdenes y directivas. Los líderes fuertes no recurren a la microgestión de los empleados. Darle a los empleados las herramientas y apoyo necesarios para realizar una tarea y proveer el entrenamiento necesario tendrá como resultado un personal capaz que puede manejar la responsabilidad. Tener reuniones regulares y actualizar a los empleados sobre el progreso de los proyectos los ayuda a sentirse más involucrados y comprometidos con el éxito de sus proyectos. Tratar a los empleados de manera justa y evitar escoger favoritos asegura que ellos se sentirán cómodos trabajando juntos como equipo y no bajo fricción subyacente. La Universidad Estatal de Ohio nota que los buenos líderes tratan a todos con la misma consideración, sin importar su rango o puesto en la organización.

Créditos de las fotos

  • Creatas/Creatas/Getty Images