¿Cuáles son las características de las personas éticas en un lugar de trabajo?

Escrito por Erin Schreiner | Traducido por Tere Colín

De las muchas características que las empresas buscan en los candidatos potenciales para un trabajo, la ética es una de los más importantes. Los funcionarios de recursos humanos comúnmente buscan individuos que posean ética altamente definida, ya que una sólida base ética incrementa la probabilidad de que el trabajador sea un empleado productivo y honrado. Muchas de las características asociadas con una persona ética son las características deseables que las empresas esperan tener en su plantilla.

Honestidad

Los trabajadores éticos valoran la honestidad y son honestos a toda costa. Esto significa que siguen siendo honestos aunque serlo no sea el camino más fácil de tomar. Por ejemplo, si un empleado ético comete un error, no miente acerca de la situación en un intento de querer aparecer menos culpable. Tener un empleado que es abiertamente honesto permite a la administración otorgarle implícitamente más responsabilidades y confiar en él.

Responsabilidad

Los trabajadores que son éticos asumen responsabilidades seriamente y hacen todo lo posible para completar las tareas que se les encomiendan. Estos individuos no eluden la responsabilidad ni tratan de conservar un bajo perfil, sino que aprovechan la oportunidad de asumir un papel de liderazgo.

Confiabilidad

Cuando los miembros de un equipo ético dicen que van a hacer algo, siguen adelante. Son confiables en todo momento y se puede esperar que completen proyectos de gran envergadura. Debido a que estas personas hacen lo que dicen que harán, a menudo son un punto de referencia para las demás personas en el lugar de trabajo.

Orientados a metas

Las personas éticas están con frecuencia enfocadas a las metas y son capaces de dedicarse plenamente a sus tareas laborales. Estos individuos a menudo reconocen la importancia de trabajar para mejorar su situación y así como el éxito general de su empresa, y están dispuestos a trabajar para alcanzar objetivos potencialmente difíciles.

Enfocados al trabajo

Los empleados éticos permanecen concentrados en sus puestos de trabajo en todo momento, no permitiéndose ser distraídos, ya que esto los aleja de los deberes de sus ocupaciones. Estas personas nunca se encuentran trabajando en una tarea que no esté relacionada con el trabajo en cuestión, ya que reconocen que su tiempo de trabajo está destinado solamente para realizar tareas relacionadas con el mismo.

Créditos de las fotos

  • David De Lossy/Digital Vision/Getty Images