Las fortalezas y debilidades de un líder laboral

Escrito por Chirantan Basu | Traducido por Andrea Galdames
El estilo de liderazgo orientado a las tareas es uno de los principales modelos de comportamientos de liderazgo desarrollados por los investigadores académicos.

El estilo de liderazgo orientado a las tareas es uno de los principales modelos de comportamientos de liderazgo desarrollados por los investigadores académicos.

El estilo de liderazgo orientado a las tareas es uno de los principales modelos de comportamientos de liderazgo desarrollados por los investigadores académicos. Los líderes orientados a las tareas, definen roles y establecen metas para sí mismos y sus empleados. En empresas pequeñas o grandes, estos líderes ayudan a los empleados a entender lo que se espera de ellos y luego gestionar sus actividades para lograr objetivos de negocio.

Básicos

El estilo de liderazgo orientado a las tareas incluye aspectos de la gestión de tareas y liderazgo. Los aspectos de gestión de tareas incluyen la coordinación de las actividades de trabajo, prestar atención a los detalles administrativos, el monitoreo de la calidad del producto y la preparación de informes financieros. Los aspectos de liderazgo incluyen la toma de responsabilidad de decisiones, el establecimiento a corto y largo plazo de los objetivos estratégicos y la capacitación de los empleados para llevar a cabo las tareas asignadas.

Fuerzas

La claridad de objetivos y definiciones precisas de tareas son dos puntos fuertes del estilo de liderazgo de orientación de tareas. Los líderes comunican dónde quieren llevar a sus empresas. También organizan grupos para realizar tareas particulares y garantizar que los miembros del grupo tengan una clara comprensión de sus roles individuales. El estilo de liderazgo orientado a las tareas es muy adecuado para ambientes de trabajo estructurados, tales como la policía y las líneas de fabricación de montaje, en el que se repiten procesos bien definidos generalmente como resultado de niveles consistentemente altos de productividad y calidad.

Debilidad

Las debilidades del estilo de liderazgo orientado a las tareas incluyen el miedo a romper las reglas entre los empleados, que puede llevar a una falta de creatividad, moral baja y rotación alta. Los empleados que tienen miedo de romper las reglas no pueden tomar ningún riesgo, lo que significa que la innovación puede verse afectada. Con el tiempo, los individuos creativos pueden llegar a verse desmoralizados y dejar de encontrar oportunidades interesantes en otros lugares. En un entorno no estructurado, como una empresa de creación reciente o un pequeño negocio de rápido crecimiento, la creatividad y la innovación son algunos de los factores clave de éxito. Las empresas que operan en industrias altamente competitivas, como la venta al por menor o los servicios de alimentación, deben ser capaz de responder inmediatamente a las amenazas y oportunidades externas. Esto significa que sus empleados deben tomar la iniciativa y asumir riesgos calculados, con los que no se sientan cómodos en un entorno orientado al liderazgo. Para fomentar la creatividad, los gerentes deben aprender a decir "no" a las personas con el "sí" fácil ya que un conflicto constructivo puede llevar a un compromiso creativo, y resultar en una empresa competitiva.

Consideraciones

Los gerentes efectivos saben cuándo usar el estilo de liderazgo orientado a las tareas y cuándo utilizar otros estilos de liderazgo. Por ejemplo, en el estilo orientado a las relaciones, los administradores velan por el bienestar de sus empleados y proporcionan entornos de crianza para maximizar su productividad. Los administradores pueden utilizar el estilo de liderazgo orientado a las tareas para definir las tareas y las expectativas y el estilo orientado a las relaciones para motivar a los empleados comunes y lograr resultados extraordinarios.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images