¿Cuáles son los beneficios de las buenas habilidades de resolución de conflictos?

Escrito por Shelley Frost | Traducido por Andrew Steven Reyes Cortes

El conflicto es un hecho natural, en particular en un lugar de trabajo donde varios empleados trabajan juntos. Los diferentes orígenes y opiniones de los empleados a menudo conducen a diferentes conclusiones o ideas sobre cómo manejar los proyectos de trabajo. Mientras que algunas personas optan por evitar el conflicto, otras emplean técnicas de gestión de conflictos para resolver la situación. Capacitar a los empleados y a ti mismo en la gestión de conflictos proporciona habilidades beneficiosas para el lugar de trabajo.

Relaciones más fuertes

Los conflictos mal manejados a menudo provocan fricción entre los empleados involucrados, y es posible dañar la relación de trabajo. Al aprender cómo resolver conflictos de una manera profesional y respetuosa, los empleados implicados son a menudo capaces de fortalecer sus relaciones. Las competencias permiten a los miembros del personal trabajar bien juntos, porque las partes involucradas saben cómo manejar el desacuerdo. En vez de pelear, insultar o ignorarse, los compañeros aprenden cómo colaborar mejor, lo que puede ayudar a construir sus relaciones.

Resolución de problemas

Las habilidades de resolución de conflictos permiten a los empleados resolver sus propios problemas de manera rápida y eficaz. Esto permite que el flujo de la actividad continúe en el lugar de trabajo sin interrupciones prolongadas debido a un conflicto que no se resuelve. Los empleados que saben cómo manejar los conflictos también son menos propensos a correr con el gerente para resolver cualquier controversia que surja relacionada con el trabajo. Todos los empleados, incluido el director, son capaces de trabajar de manera más eficiente debido a la capacidad de resolver problemas.

Reducir la tensión

El conflicto puede causar tensión entre los empleados si no saben cómo manejar la situación. Un desacuerdo que permanece sin resolver causa tensión que con frecuencia se propaga a otros empleados que no estaban involucrados en un principio. Si ambas partes sienten que están en lo correcto y se niegan a escucharse una a otra, pueden enfrentarse una contra la otra, impulsando a otros empleados a tomar partido. La tensión por el conflicto no resuelto baja la moral en el lugar de trabajo y puede detener el flujo de trabajo. Mediante la formación de tus empleados para manejar los conflictos por sí mismos, la tensión general disminuye para formar un mejor ambiente de trabajo.

Mayor comprensión

Las habilidades de resolución de conflictos permiten que las personas se muevan más allá de sus propias emociones y opiniones y tomen decisiones objetivas. Al enseñar estas habilidades en el lugar de trabajo, fomentas una mayor comprensión de las situaciones que se plantean y de las otras personas en la oficina. Los empleados aprenden cómo sus colegas sienten y piensan, así como la forma de interactuar con ellos. Ambas partes también tienen una mirada más a fondo la situación y consideran otras soluciones posibles. Esto puede conducir a aprender con en el tema específico de trabajo.

Créditos de las fotos

  • Visage/Stockbyte/Getty Images