Cosas que hacen a un gerente efectivo

Escrito por Jeremy Bradley | Traducido por María J. Caballero

Los gerentes en las organizaciones dinámicas y diversas de hoy a menudo son llevados en diversas direcciones. Se espera que sean líderes, organizadores y jugadores del equipo, manteniendo el equilibrio y la estabilidad financiera de la empresa. Estos intereses en conflicto a veces dejan a los gerentes cuestionándose cómo pueden ser más eficaces.

Escuchar

No es ningún secreto que los gerentes deben ser excelentes comunicadores, pero una parte importante de la gestión eficaz es tener la habilidad de escuchar antes de hablar. Los gerentes que realmente quieren conectar con sus empleados y clientes son quienes pueden reunir la información importante antes de formular respuestas. El resultado es doble: en primer lugar, la gente comienza a respetar más al gerente, ya que lo ven como de mente abierta y dispuesto a participar en un debate; en segundo lugar, el propia gerente es capaz de responder de manera más adecuada a los problemas a medida que busca oportunidades para responder a la información que escucha.

Interés

Está claro que no es suficiente con sólo escuchar, los gerentes también deben responder. Esto significa involucrarse con la gente de forma personal y no simplemente de una manera objetiva. Como gerente, no tienes que responder a todos los correos electrónicos, pero debes elegir una política de no ignorar a las personas siempre que sea posible. A nadie le gusta sentirse menospreciado y cuando los gerentes ignoran a sus empleados, éstos pueden tomarlo como algo personal. Los gerentes efectivos son buenos con la gente y eso significa que son sensibles tanto a las quejas como a los éxitos. Esto puede ser tan simple como decirle a Jane que aprecias su trabajo o decirle a Joe que estás "investigándo el tema" cuando plantea una cuestión de recursos humanos.

Conocer tus límites

Ningún gerente es perfecto y ningún empleado espera que su gerente lo sepa todo. Una tarea importante para los administradores eficaces entonces es saber cuándo delegar. Si Donovan es mejor para conectar con los vendedores que tú, ¿por qué no asignar la tarea a Donovan en lugar de agonizar con ella?. Crearás una situación en la que ambos ganan. Donovan puede hacer el trabajo que le gusta y te liberas para concentrarte a escuchar y comunicarte con otros. Conocer tus límites no es un signo de debilidad, al contrario: demuestra que eres capaz de entender que una organización funciona más eficientemente cuando las fortalezas de las personas son utilizadas.

Mediación de conflictos

Cada organización se enfrenta a los conflictos de un momento u otro. Ese conflicto se presenta en muchas formas, desde las cuestiones de personal hasta las relaciones con el cliente. Los gerentes efectivos son capaces de mediar en los conflictos para crear soluciones. Se trata de todas las otras habilidades de gestión: escuchar, responder y delegar. Ser decisivo a la hora de resolver los conflictos es el elemento más importante de una gestión eficaz. Esto requiere de la confianza necesaria para tomar decisiones aunque sean difíciles de hacer.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images