Trucos y consejos para una propuesta telefónica de ventas

Escrito por Lisa Magloff | Traducido por Karen Angelica Malagon Espinosa

Las ventas por teléfono, en especial las llamadas sin previo aviso requieren de paciencia, entusiasmo y de enfoque personal. Debido a que es fácil que la gente cuelgue el teléfono, sólo cuentas con unos cuantos momentos para llamar la atención y el interés. Sin importar qué estés vendiendo, la etiqueta adecuada de ventas telefónicas con tus clientes potenciales puede ayudarte a realizar la venta.

Evasión de inconvenientes

No le des excusas a la persona que estás llamando para que te cuelgue, por ejemplo, preguntándole si tiene tiempo para hablar. En lugar de eso dile que le vas a hablar por tres minutos, después de esos tres minutos pregúntale si puedes continuar. Esto demuestra respeto hacia tu tiempo. Hazle preguntas mientras estás en el teléfono; es más difícil que la gente cuelgue si están hablando. Anima al cliente a que te haga preguntas. Personaliza la llamada usando el primer nombre del cliente.

Agrega interés

Evita dar un discurso seco y ensayado. Puedes usar descripciones y metáforas para esbozar una imagen de lo que estás diciendo y hacer que tu discurso sea más interesante. Prueba mirarte en el espejo mientras hablas. Esto te ayudará a usar las mismas expresiones faciales y el énfasis vocal como si hablaras de frente. Cuando vayas a hacer la llamada levántate y date ánimos ya que esto tendrá mucho qué ver con tu discurso. Escucha de forma activa cuando la otra persona esté hablando. Repite lo que diga y responde a sus posibles preguntas para demostrarle que lo estás oyendo.

Preparación

Esto ayuda a prepararte más antes de hacer tu discurso de ventas por teléfono. Conoce tu producto y prepara tu discurso para que puedas dar los puntos más importantes de una manera concisa. Enfócate en la forma en que el cliente se beneficiará de lo que estás vendiendo en lugar del producto o del servicio mismo. Piensa en el mejor momento del día para hacer la llamada. Por ejemplo, si estás haciendo una llamada de ventas a un director de restaurante no querrás llamar en medio de un servicio en operación. En lugar de eso, espera hasta después de que se haya terminado la hora del almuerzo. Cuando llames a una oficina, intenta no llamar justo antes del almuerzo o al final del día.

Mejoramiento de tu voz

Tu voz puede ayudar a los clientes a que confíen en ti. Una voz grave muestra autoridad mientras que un tono alto de voz sugiere nerviosismo, de acuerdo con los comunicados del profesor John Daly de la Universidad de Texas y que se reportaron en el Wall Street Journal. Daly observa que la gente que habla ligeramente más rápido de lo normal parecen ser competentes y persuasivos. Cuando llames por teléfono a los clientes, suena convincente y seguro de ti mismo. Evita las muletillas como "este" y "ah" ya que pueden mostrar inseguridad. Intenta llamarte por teléfono cada mañana y di tu discurso en forma de mensaje de voz. Escucha el mensaje y piensa si tu voz demuestra confianza.

Créditos de las fotos

  • BananaStock/BananaStock/Getty Images