Reglas para una entrevista de radio efectiva

Escrito por Beth Greenwood | Traducido por Florencia Kushidonchi

La entrevista de radio es una oportunidad para presentar tu organización, tu proyecto favorito o tu propia experiencia. Mientras que la expectativa por dar una entrevista puede provocarte ansiedad, el grado de exposición que ganas puede hacer que valga la pena. Las entrevistas radiales tienen tanto aspectos positivos como negativos; tu desempeño puede mejorar o empeorar el mensaje que quieres expresar. Algunas estrategias básicas y una preparación completa te ayudarán a dar lo mejor de ti en una entrevista.

Haz que tu mensaje sea claro

El objetivo de una entrevista es comunicar uno o más mensajes importantes. Mantener el mensaje pude ser la tarea más difícil una vez que comiences, en especial si el entrevistador es deliberadamente provocativo o no coincide con tu punto de vista. Identifica de uno a tres puntos principales que quieras transmitir. De ser necesario, realiza algunas notas de antemano y revísalas frecuentemente durante la entrevista para que te ayuden a mantenerte en el tema. Utiliza ejemplos de primera mano, de ser posible, en lenguaje básico que pueda comprender el oyente promedio; evita la jerga o términos demasiado técnicos. Sé conciso en tus comentarios y respuestas.

Presta atención a tu postura y lenguaje corporal

Las entrevistas de radio eliminan los indicios de lenguaje corporal e intensifican las cualidades vocales. Aunque el lenguaje corporal no es aparente en una entrevista radial como lo sería en la televisión, una buena postura te ayudará a mantenerte centrado y alerta. Gesticula como lo harías normalmente, aunque no puedas ser visto. Si estás relajado, es más probable que tu voz suene natural. La razón de la entrevista es tu experiencia en un área particular; quieres sonar seguro e informado.

Modera tu discurso

Si normalmente tiendes a hablar con rapidez, disminuye el ritmo para asegurar que la audiencia pueda entenderte. Una pausa antes de responder a las preguntas puede ayudarte a que te muestres pensativo, especialmente si tu discurso por lo general es rápido. Sin embargo, si tu discurso suele ser muy lento, quizás debas acelerarlo un poco. Nunca hables en forma monótona; varía tu tono, inflexión y ritmo. Si tiendes a balbucear o irte por las ramas, o si tienes un acento fuerte, tu mensaje puede verse distorsionado y puede ser que el oyente deje de escucharte. Habla con claridad y mantén tu boca entre dos a tres pulgadas (5 a 7,5 cm) lejos del micrófono.

Sé educado

Las reglas básicas para una comunicación cordial se aplican en una entrevista radial. No interrumpas ni discutas. Si estás en desacuerdo con el entrevistador, explica por qué. Si estás siendo entrevistado con alguien más y éste realiza una afirmación incorrecta o si el entrevistador dice algo incorrecto, especialmente en tu área de experiencia, haz una corrección educada. Si estás dando una entrevista radial por teléfono, no utilices el altavoz ni un teléfono celular; desactiva la llamada en espera y minimiza el sonido de fondo del área en donde te encuentres. No pierdas la paciencia, no digas mentiras ni intentes fingir. Nunca seas obsceno, y ten cuidado con el modo en que dices las cosas cuando aún estés en el aire.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images