Cómo ser discreto en el trabajo

Escrito por Tina Boyle | Traducido por Maria Gloria Garcia Menendez

Fortalecer tus habilidades con la gente en el lugar de trabajo no sólo puede crear simpatía entre los compañeros de trabajo, sino que puedes avanzar en tu carrera. De acuerdo con el National Seminars Training (Seminario de Formación Nacional), las personas con excepcionales habilidades interpersonales ascienden a la cima de sus carreras. Algunas personas nacen con ellas, pero otras tienen que trabajar en mejorar sus habilidades. Aprender a usar el tacto en el lugar de trabajo significa promover una mejor comunicación entre tú y tus compañeros, así como con tus superiores, para seguir adelante en tu carrera.

Maneja el conflicto con confianza. Asegúrate de que tu lenguaje corporal y las palabras estén sincronizadas. La Universidad Rockhurst informa que transmitas un mensaje más discretamente cuando el lenguaje corporal esté "sincronizado" con tus palabras. Cuando no están sincronizados, la gente confiará en el lenguaje corporal. El lenguaje corporal positivo incluye sentarse recto y tener un buen contacto visual. El lenguaje corporal pobre incluye doblar los brazos sobre el pecho y mirar a la otra persona o no tener contacto visual en absoluto. En momentos de desacuerdo, usa un tono cálido y sincero. Evita sonar "plano, aburrido o desinteresado", informa la Universidad de Rockhurt. Mantén un lenguaje corporal "abierto": coloca las manos a los lados del cuerpo en el intercambio.

Escucha activamente. El tacto comienza con una buena escucha. Aunque uses el contacto positivo con los ojos, mantén la calma y permite que tu compañero diga lo que tiene que decir sin interrumpir. Después de que haya transmitido sus preocupaciones o quejas, parafrasea de manera discreta lo que dijo. Debes ser sucinto sin apresurar o expresar impaciencia. El tacto en el lugar de trabajo sigue la regla 90/10, según Rockhurst: escuchar el 90% del tiempo y hablar el 10% del resto.

Utiliza el "botón pausa" cuando las emociones se exalten durante un enfrentamiento de conflicto o personalidad. Manejar tus emociones con tacto eventualmente gana el respeto de los compañeros y de los jefes y marca un largo camino para tu reputación. En lugar de utilizar la ira para enfatizar un punto, emplea la asertividad positiva. Evita el sarcasmo. Permite a la persona con la que no estás de acuerdo que hable primero. Si aún estás en desacuerdo, utiliza "declaraciones" para expresar tu punto de vista. Comienza con "lo veo de manera diferente" en lugar de "no estás entendiendo la situación o te estás perdiendo el punto". Presenta tu punto de vista y mantén tu compostura. Aléjate de la situación si las emociones son abrumadoras, y vuelve a ella cuando hayas ganado cierta perspectiva.

Encuentra un terreno común. El tacto demuestra madurez y confianza. Si tú y alguien no trabaja sin mirarse a los ojos, encuentra un terreno común y construye experiencias más positivas alrededor de eso. Es raro que dos personas no tengan al menos una cosa en común en sus personalidades o ética de trabajo. Por ejemplo, si tiendes a hablar rápido y utilizas un vocabulario extenso, pero la otra persona habla lentamente con menos precisión verbal, modifica tu estilo de comunicación a las necesidades de la otra persona, informa la Universidad Rockhurst.

Créditos de las fotos

  • Comstock Images/Comstock/Getty Images