Ideas para discurso motivacional

Escrito por Freddie Silver | Traducido por Laura De Alba
Un orador carismático y motivacional inspira a las personas a lograr sus objetivos.

Un orador carismático y motivacional inspira a las personas a lograr sus objetivos.

Los oradores motivacionales inspiran a las audiencias para hacer cambios. Las instituciones educativas y las corporaciones de negocio contratan oradores motivacionales para alentar a los estudiantes o los empleados para tomar acciones que los hagan avanzar. Un orador motivacional efectivo debe capturar los corazones y mentes de aquellos que lo escuchan. Prestar atención a un conjunto específico de ideas te puede ayudar a desarrollar un discurso motivacional poderoso para mover a tu audiencia emocionalmente e impulsar a los oyentes a cambiar sus comportamientos y alcanzar sus metas.

Planea y prepara

Trata de aprender tanto como puedas de tu audiencia antes de comenzar a escribir tu discurso. Consciente de las metas de la organización que te contrato. Personaliza tu discurso para dirigirte a la audiencia específica. Encuentra el grupo de edad de los miembros de la audiencia y si comparten algo en común. Por ejemplo, si vas a hablar a estudiantes de preparatoria sobre el abuso de sustancias, haz tu investigación. Pregunta a los organizadores qué porcentaje de estos jóvenes tienen probabilidad de haber probado drogas o alcohol. Pregunta si ha habido algún accidente relacionado con las bebidas o las drogas o un suicidio en la escuela. Dales razones por las que el cambio es necesario ahora.

Personalidad y carisma

Los oradores dinámicos atraen a la audiencia, haciendo que cada miembro de la audiencia se sienta como si estuviera haciendo tratado personalmente. Para hacer esto, debes proyectar honestidad, calidez y de lo genuino de ayudar. Usa palabras como "nosotros" y "nuestro" en lugar de "yo" y "mío" para ayudar a la audiencia a identificarse con tus pensamientos y sentimientos. Dibuja una experiencia personal y comparte anécdotas de tu vida que tocarán los corazones de tus oyentes. No hables bajo con ellos. Mantén tu vocabulario simple. No quieres sonar como un profesor que da una lectura formal. Sé un amigo que está compartiendo un consejo sabio porque le importa.

Organización

Demuestra una organización clara mientras te mueves de punto en punto para que tu audiencia pueda estar contigo y sepa a dónde vas. Es mejor comenzar con una anécdota personal con la que la audiencia pueda relacionar y avanzar hacia las afirmaciones o verdades globales. Establece el problema para que vean la necesidad del cambio. Establece los beneficios de implementar un cambio. Usa ayudas visuales. Las fotografías pueden poner el ambiente, y las diapositivas con palabras y lemas que encapsulan tus ideas principales refuerzan tu mensaje y ayudan a tu audiencia a mantenerse concentrada.

Especificaciones

Usar el humor siempre es una buena idea, incluso cuando el tema es uno serio. El alivio cómico, aplicado juiciosamente, relaja a una audiencia y hace más sencillo que llegues a sus emociones. Module el tono y volumen de tubos. En ocasiones, puede disminuir la voz a unos susurro conspirativo, en otros puntos, hablar fuertemente demuestra tu pasión. Pronuncia claramente todo el tiempo, tu audiencia no te seguirá incluso aunque pierdan una palabra o dos. Haz uso de la pausa dramática, puede ser efectiva cuando quieres atraer la atención a un punto en particular. Usa las palabras de acción a través de tu discurso y particularmente cerca del final para que la audiencia pueda formular un plan de acción en sus mentes y tengan resonancia después de que tu discurso haya terminado.

Créditos de las fotos

  • David De Lossy/Photodisc/Getty Images