Consejos para una entrevista laboral en línea

Escrito por Ruth Mayhew | Traducido por Maria Jose Gutierrez

Las entrevistas en línea simplifican tu búsqueda de trabajo a larga distancia. Son una alternativa económica a viajar a través de un estado o país para una entrevista de dos horas. También son una excelente alternativa a los desafíos de los reclutadores con la gestión del tiempo. Se pueden llevar a cabo muchas más entrevistas a través de una cámara web que con la rutina de entrada y salida de postulantes para entrevistas preliminares. La única diferencia entre una entrevista laboral en línea y una entrevista en persona es la conveniencia. Esperarás dar respuestas bien pensadas a las preguntas de la entrevista del reclutador.

Selecciona la misma vestimenta que usarías para una entrevista personal. Viste un traje oscuro, una camisa o blusa blanca o con un matiz claro y la menor cantidad de accesorios posibles. Además, no podrás evitar vestirte completamente o usar sólo la mitad superior de tu traje de entrevista. Es inevitable que tendrás que levantarte de tu escritorio para buscar algo durante tu entrevista.

Practica tus respuestas de entrevista frente a tu cámara web. Estar frente a una cámara tiende a fomentar una mayor gesticulación. Observa cómo usar tus manos mientras ensayas tus respuesta y no hagas uso excesivo de gestos no verbales. Reproduce tus entrevistas grabadas para determinar áreas donde puedes mejorar.

Prueba tus equipos al menos dos veces antes del día agendado para la entrevista. Resuelve cualquier problema técnico para garantizar que no tendrás problemas durante la entrevista. Revisa la iluminación de tu oficina y ajústala en consecuencia.

Remueve los cuadros del muro que está detrás tuyo. Los cuadros pueden distraer al entrevistador y provocar que pierda la atención en tus respuestas. Limpia tu escritorio y ordénalo. Durante la entrevista, no hay ningún problema en tomar notas, pero no te concentres demasiado en la escritura, ya que podrías dejar de prestarle atención al entrevistador.

Enfócate en tu entrevistador y no en tu reflejo durante la entrevista. Mira directamente al reclutador o gerente de contratación, pero evita mirarlo fijamente. Habla con claridad y lo suficientemente fuerte para que el entrevistador pueda entender tus respuestas. Demuestra un contacto visual razonable como el que tendrías durante una entrevista cara a cara. Muestra una expresión agradable y practica una buena postura.

Créditos de las fotos

  • Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images