Tipos de disciplina utilizadas en el lugar de trabajo

Escrito por Ruth Mayhew | Traducido por Dennis de la Barrera

La disciplina de los empleados varía entre advertencias verbales hasta a los que se les niegan ciertos privilegios, como los acuerdos de trabajo desde casa también conocido como teletrabajo. La revisión disciplinaria, la acción y las políticas correctivas varían, dependiendo del tipo de negocio y de la fuerza laboral. Sin embargo, muchas formas de disciplina son comunes a la mayoría de los ambientes de trabajo.

Advertencias verbales

Las advertencias verbales son métodos informales que ponen a los empleados sobre aviso de que se han involucrado en alguna conducta o han tenido acciones que pueden llevar a consecuencias más graves si no se corrigen inmediatamente. El primer paso en muchas de las políticas de disciplina progresiva es una advertencia verbal, lo que significa que un supervisor o gerente habla con el empleado y le informa de la acción o comportamiento que entra en conflicto con las normas de desempeño y conducta que se espera de él por parte de la empresa. La ausencia constante es un ejemplo de una acción del empleado que puede ser considerada una razón válida para una advertencia verbal. Hasta que el ausentismo del empleado interrumpe el flujo de trabajo, los resultados en los plazos y los resultados de perdidas en el trabajo adicional para los compañeros de trabajo, una advertencia verbal pueden ser todo lo que es necesario fomentar en el empleado para centrarse en la mejora de su asistencia.

Planes de mejora de rendimiento

Hay empleadores que tienen un interés personal en ayudar a los empleados a mejorar el desarrollo de lo que comúnmente se conoce como un plan de mejora de rendimiento o PIP por sus siglas en Inglés. Son planes detallados que identifican áreas de mejora y una serie de pasos que el empleado debe cubrir para recibir una calificación aceptable de rendimiento. Algunos empleadores requieren un PIP cuando el director le da al empleado una calificación de evaluación de rendimiento que está muy por debajo del nivel aceptable. En la mayoría de los casos, el empleado y el gerente trabajan juntos para construir un PIP que contiene los registros para que los gerentes supervisen el progreso y finalización de los puntos señalados. Hasta que se logren los objetivos del PIP, el empleado está en un compás de espera para que sea re-evaluado y considerado como aceptable por su ejecución para los estándares de desempeño del empleador.

Suspenciones

La suspensión sin sueldo es una forma de disciplina del lugar de trabajo que los empleadores suelen utilizar antes de decidir si terminan la relación laboral con el empleado; que puede ser el último paso antes de correr a los empleados. Semejante comportamiento o conducta de los empleados que amenaza la seguridad y el bienestar de los trabajadores de la empresa suele ser una razón válida para que sean suspendidos. Esta una de las formas más puras de disciplina y castigo, ya que tiene un impacto inmediato y dramático en el estilo de vida del empleado. Vivir sin un cheque de pago da el tiempo empleado para reflexionar sobre la gravedad de sus acciones y centrarse en lo que él habría hecho de otra manera para evitar la suspensión. La disciplina grave también puede tener un impacto devastador en la capacidad del empleado para competir por ascensos y asignaciones de trabajo que requieren un historial de desempeño ejemplar.

Reasignaciones y pérdida de privilegios

En algunas organizaciones, las asignaciones de trabajo alternativas basadas ​​en el rendimiento incluyen oportunidades de trabajar a distancia, teletrabajo u horarios más flexibles. Antes de que comience el permiso para trabajar a distancia, por ejemplo, el empleador y el empleado se ponen de acuerdo en los términos y condiciones para el trabajo. La capacidad del empleado para mantener un nivel de rendimiento aceptable siempre van incluidos en el régimen de trabajo alternativo. En el caso de que el empleado sea incapaz de mantener sus niveles de rendimiento, una forma apropiada de disciplina es revocar el contrato y exigir al empleado que vuelva a trabajar en la oficina, donde su gerente puede observarlo rutinariamente y controlar sus hábitos de trabajo. El propósito de este tipo de disciplina es restaurar la estructura, la rendición de cuentas y mejorar el desempeño del empleado a los niveles antes acordados.

Créditos de las fotos

  • BananaStock/BananaStock/Getty Images