Ejemplos de objetivos para empleados

Escrito por Tim Burris | Traducido por Laura Gonzalez

Los gerentes deberían establecer metas para los empleados para comunicar sus expectativas, medir el desempeño del trabajo, identificar temas de entrenamiento y motivar a las personas calificadas para ascensos. Los gerentes deberían centrar los objetivos de sus empleados en la capacitación, el crecimiento y el rendimiento. Las metas deben ser comunicadas claramente a los empleados y cada uno debe ser capaz de ayudar al gerente a identificar sus puntos fuertes y débiles y las posibles áreas de mejora a través de un entrenamiento adicional.

Objetivos de entrenamiento

Los objetivos de entrenamiento se diseñan sobre todo para los nuevos empleados, para ayudarlos a adquirir conocimientos y experiencia en una nueva posición. El período de tiempo para la consecución de estos objetivos específicos puede variar según la posición dentro de la organización. El resultado final debe un desempeño en el trabajo similar a las otras posiciones en similares. Las variaciones de tiempo o desempeño en el logro de los objetivos en relación con otras personas en posiciones similares puede ser un identificador de necesidades de formación adicionales o deficiencias de los empleados.

Objetivos de crecimiento

Cuando los gerentes reconocen potencial de crecimiento y ascenso en los empleados, o cuando un empleado calificado expresa interés en el crecimiento profesional, los gerentes deben trabajar con el empleado para establecer metas de crecimiento. Estos objetivos están diseñados para aumentar la responsabilidad del empleado y probar que tiene la capacidad de operar a niveles superiores. Indicar objetivos claros puede ayudar a un empleado a identificar lo que debe aprender o lograr para avanzar en su carrera.

Objetivos de desempeño

Las metas de rendimiento son generalmente establecidas cuando un gerente identifica deficiencias de productividad o efectividad en el empleado. Los objetivos están diseñados para darle al empleado la oportunidad de alcanzar un nivel mínimo de rendimiento antes de que se tomen medidas disciplinarias. El empleado debería ser consciente de por qué estos objetivos se están estableciendo y ser alentado a trabajar conscientemente en su desempeño. Con estos objetivos un empleado también debería recibir recursos de formación y, si es posible, la ayuda adicional de un supervisor. Establecer metas de desempeño no debería ser el último paso antes del despido del empleado.

Seguimiento

Los gerentes deben hacer un seguimiento regular a los empleados para determinar su progreso en el cumplimiento de metas, y para responder a las preguntas que el empleado pueda tener u obtener retroalimentación sobre el proceso. En reuniones informales, los gerentes pueden aprender si los objetivos establecidos son razonables, si el proceso de fijación de metas es eficaz y si se precisa hacer modificaciones. La comunicación coherente también ayudará a mantener al trabajador encaminado.

Créditos de las fotos

  • Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images