Auto evaluación de fortalezas y debilidades de un empleado

Escrito por Cynthia Myers | Traducido por Vanina Frickel

Las auto evaluaciones son una herramienta diseñada para mejorar el rendimiento de los empleados. Al pedir a los empleados que evalúen sus propias fortalezas y debilidades, fomenta una cuidadosa evaluación de su desempeño laboral. Las auto evaluaciones también abren un diálogo entre los empleados y los supervisores acerca de cómo el empleado considera su trabajo y sus perspectivas de ascenso. Las auto evaluaciones deberían ayudar a los trabajadores a establecer objetivos, proporcionar retroalimentación constructiva y destacar las áreas donde el empleado y los supervisores pueden no estar de acuerdo en el desempeño laboral.

Participación

Un empleado que se auto evalúa participa en el proceso de revisión, más que ser un receptor pasivo. Esta es la oportunidad del empleado para evaluar su desempeño, comunicar sus necesidades como empleado y aclarar cualquier malentendido sobre los deberes del trabajo y la política de la empresa. También puede evaluar su relación con los supervisores y compartir su visión de sí mismo y su trabajo. Estas evaluaciones dan una idea de la moral del empleado y donde se ve a sí mismo en la empresa.

Características

Una auto evaluación eficaz le pide al empleado que proporcione ejemplos concretos de las fortalezas y debilidades en el trabajo. Pregunta al empleado dónde cree que necesita mejorar y qué cosas sobre el trabajo debe cambiar. Si es posible, indica objetivos específicos para la posición del empleado, a continuación, pregunta si estos objetivos se cumplieron. Discute los objetivos de los empleados y si éstos se están cumpliendo. Pide a los empleados que fijen nuevas metas para el próximo año. Pídele que revise cualquier formación que recibió desde la última revisión, y que evalúe si esta formación ha sido eficaz. Proporciona un espacio para que el empleado enumere otro tipo de formación que sienta necesita, y para que comparta cualquier cosa que él considera mejoraría su rendimiento en el trabajo.

Revisión

El supervisor debe revisar la auto evaluación del empleado antes de sentarse a hablar con él para discutir el desempeño laboral. Esto permite al supervisor valuar si él y los empleados están en la misma página cuando se trata de sus puntos de vista respecto del desempeño laboral. Por ejemplo, si el empleado siente que necesita más formación para el puesto, y el supervisor asume que él tiene todo el entrenamiento que necesita, esta es un área que merece mayor discusión. El supervisor también debe tener en cuenta las preguntas que el empleado no respondió o áreas de preocupación que no se pudieron tocar. Una vez que el supervisor haya revisado la auto evaluación del empleado, se debe hablar con el empleado cara a cara. El supervisor debe escuchar más que hablar, y pedirle al empleado que encuentre soluciones a los problemas, formule un plan de mejora y establezca objetivos mensurables para el año que viene. La discusión debe abarcar tanto los puntos fuertes y débiles, y no centrarse únicamente en los aspectos negativos y las deficiencias.

Otras consideraciones

Querrás que la auto evaluación sea completa, pero no sea demasiado larga o complicada de llenar. Esto podría tener un impacto negativo en el proceso de participación de los empleados. Considera el uso de formularios en línea en lugar de formularios en papel, para agilizar el proceso. Ofrece retroalimentación al empleado después de la reunión para discutir la auto evaluación. En una carta o correo electrónico, repite los puntos clave y los pasos que el empleado y el supervisor acordaron tomar para ayudar a los empleados a un mejor desempeño en el trabajo. Toma nota de revisar estas áreas clave en la próxima evaluación de los empleados.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images