Qué se considera una insubordinación

Escrito por Dana Griffin | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Los malentendidos y choques de personalidad son comunes en el lugar de trabajo. Cuando un jefe y un subordinado tienen una disputa, el jefe suele ganar en virtud de su posición superior. Sin embargo, estar en desacuerdo con tu jefe no es lo mismo que una insubordinación.

Definición legal

Aunque la palabra "rebelde" a menudo se refiere a cualquier persona irrespetuosa y desafiante, la definición en el lugar de trabajo es más explícito. Una insubordinación por lo general significa una de dos situaciones: Un empleado se niega a realizar una orden directa de un superior o el empleado y superior tienen un enfrentamiento. Una insubordinación tiene consecuencias fuertes, porque el empleado está esencialmente violando su contrato de trabajo, negándose a trabajar para la compañía.

Desobedecer una orden

Oficialmente, una insubordinación se produce cuando un empleado ha recibido y entendido una orden directa, pero se niega a obedecer. Ya sea que el empleado haya hecho una declaración explícita de rechazo o simplemente no haya completado la tarea. Incluso si el empleado piensa que la orden es injusta o incorrecta, aún es su responsabilidad cumplirla. Si él cree que el cumplimiento de la orden es ilegal o inmediatamente pondrá en peligro a él o a los demás, primero debe completar el trabajo y más tarde informar del problema.

Confrontación

No todos los enfrentamientos o argumentos son considerados una insubordinación. Si el superior provoca la confrontación o estás solo, lejos de tus compañeros de trabajo y clientes, la insubordinación no puede ser encontrada. En general, evita el lenguaje vulgar en el lugar de trabajo a menos que se considere una práctica estándar. Ten en cuenta que un desacuerdo privado puede convertirse en insubordinación si presumes a los compañeros de trabajo o te niegas a resolver el desacuerdo.

Actividad protegida

Todos cometen errores, incluso los supervisores. Un empleado con una queja sobre las órdenes y procedimientos tiene el derecho de expresar sin represalias, siempre y cuando siga los procedimientos correctos. No debe dudar en informar nada ilegal o discriminatorio. Sin embargo, la actividad protegida no le da a un empleado el derecho a insultar abiertamente a su supervisor o negarse a cumplir órdenes. Nunca actúes sobre la emoción; justifica cualquier informe con pruebas.

Política

Para que un negocio funcione, los empleados deben seguir órdenes, completar tareas y respetar a sus supervisores. Las políticas de insubordinación le dejan saber a los empleados quién está a cargo y le dan apoyo escrito a la dirección de las actuaciones disciplinarias que consideren necesarias. Business Owner’s Toolkit ofrece esta política de insubordinación de muestra: "La negativa a obedecer la orden de un supervisor o la falta de respeto dirigida hacia ese supervisor someterá al empleado al programa de disciplina de la compañía".

Evaluación de comportamiento

Cuando piensas que un empleado está siendo insubordinado, considera cuidadosamente todas las acciones involucradas antes de castigar al empleado. Discute cómo se dio la orden, quién la emitió y la comprensión de los empleados de la orden. A veces, las órdenes son simplemente mal entendidas y una simple discusión puede obtener que la relación se ponga de nuevo en marcha.

Consideraciones

Considera otros factores del lugar de trabajo que podrían haber causado la desobediencia inconsciente. Decide si la orden era apropiada y si el subordinado tiene una razón válida para desobedecer. Por último, evalúa el impacto de la conducta del empleado en el ambiente de trabajo; puede que no valga la pena si esa acción va a hacer más daño que la situación inicial.

Créditos de las fotos