Política de abuso y acoso en el lugar de trabajo

Escrito por Sherrie Scott | Traducido por Natalia Pérez

Las organizaciones establecen políticas de abuso y acoso en el trabajo para prevenir el comportamiento inadecuado y establecer directrices y procedimientos para detener el comportamiento en caso de producirse. El acoso se convierte en ilegal cuando crea un entorno de trabajo que un empleado razonable no toleraría. Las leyes de igualdad de oportunidades, como la Ley de Derechos Civiles, Ley de Estadounidenses con Discapacidades y la Ley de Discriminación por Edad prohíben el acoso, el abuso y la discriminación en el lugar de trabajo. Estas leyes son la base de la mayoría de las políticas de abuso y acoso laboral.

Descripción

Las políticas de acoso y abuso existen para educar a los empleados sobre el comportamiento abusivo e inapropiado. Estas políticas definen lo que se considera el acoso laboral, conducta prohibida y los tipos específicos de comportamientos que violan las políticas. También se describen las consecuencias para el ejercicio de acoso y actividades abusivas, así como los procedimientos de queja. Las políticas de abuso y acoso se aplican a los gerentes y supervisores, empleados, compañeros de trabajo y no empleados.

Tipos de acoso

Existen varios tipos de conductas que constituyen abuso y acoso en el lugar de trabajo. Las políticas de empleo prohíben el acoso de naturaleza sexual los como avances sexuales no deseados, la conducta física de naturaleza sexual y las peticiones de favores sexuales. El abuso verbal, escrito o físico no deseada que muestra hostilidad basada en la raza de una persona, el género, la orientación sexual o condición de discapacidad también se considera acoso. El comportamiento abusivo crea un ambiente de trabajo hostil para la víctima. El comportamiento abusivo incluye, pero no se limita a, una conducta física hostil, aversiones intimidatorias hacia los demás y comentarios desagradables que crean un ambiente de trabajo ofensivo.

Responsabilidad del empleador

A pesar de tener políticas de abuso y acoso vigentes, los empleadores pueden ser responsables de las conductas inapropiadas de los trabajadores. Los empleadores son responsables de acoso cuando los resultados de una conducta inapropiada de un gerente o supervisor resultan en una acción adversa al empleo, tales como una disminución de los salarios o un despido. Los empleadores que no evitan o por lo menos hacer un intento de evitar un comportamiento de acoso también son responsables. Los empleadores que son conscientes de acoso o comportamiento abusivo y toman las medidas necesarias para corregir la situación generalmente se liberan de toda responsabilidad a menos que la víctima pueda demostrar lo contrario.

Prevención

Uno de los propósitos principales de las políticas de abuso y acoso es prevenir que el abuso y el acoso ocurran. Los empleadores pueden ayudar a prevenir el acoso en el lugar de trabajo mediante la comunicación clara de las consecuencias de las conductas no deseadas y la formación y capacitación de directivos y empleados. Los trabajadores pueden ayudar a prevenir el acoso mediante el aprovechamiento de las oportunidades educativas que ofrece el empleador.

Créditos de las fotos

  • inappropriate touching image by Jaimie Duplass from Fotolia.com