¿Qué significa el número CPI en la gestión de proyectos?

Escrito por Aurelio Locsin | Traducido por Morena Parras

La gestión de proyectos permite a las empresas, gerentes y empleados dividir una actividad temporal en objetivos medibles. Mediante el uso de técnicas y software de análisis, con el tiempo finaliza en un producto, servicio o resultado único. La gestión de proyectos permite una mejor asignación de los materiales empleados y el tiempo, y también más mediciones objetivas de éxito, por ejemplo mediante el uso del CPI, SPI y EVA.

CPI

El índice de rendimiento de costos (CPI, por sus siglas en inglés) es una relación que mide la eficacia financiera de un proyecto al dividir el costo presupuestado del trabajo realizado por el costo real del trabajo realizado. Si el resultado es superior a 1, como 1.25, entonces el proyecto está dentro del presupuesto, que es el mejor resultado. Un CPI de 1 significa que el proyecto está dentro del presupuesto, que es también un buen resultado. Un CPI inferior a 1 significa que el proyecto está por encima del presupuesto. Esto representa un riesgo de que el proyecto pueda quedarse sin dinero antes de que se complete.

Ejemplo de CPI

Por ejemplo, supongamos que un proyecto tiene un costo presupuestado de US$10.000, pero en realidad cuesta sólo US$8.000. Al dividir US$10.000 por US$8.000 produce un CPI de 1,25, lo que significa que el proyecto está 25 por ciento por debajo del presupuesto.

SPI

El CPI es sólo un aspecto de la determinación del progreso de un proyecto. El otro es el índice de rendimiento de la programación (SPI, por sus siglas en inglés). Éste también es una relación que divide el costo presupuestado del trabajo realizado por el costo presupuestado del trabajo programado.

Ejemplo de SPI

Por ejemplo, supongamos que un proyecto tiene dos personas trabajando a tiempo completo y, que cada persona le cuesta a la compañía US$1.250 por semana. Un proyecto tiene una semana de retraso en el momento del cálculo. Una semana multiplicada por dos personas de US$1.250 semanales es igual a US$2.500, lo cual representa la cantidad por la cual el proyecto está atrasado. Si el costo presupuestado de trabajado programado en ese momento es de US$6.000, se resta los US$2.500 de ese costo para llegar al costo presupuestado del trabajo realizado que es de US$3.500. Dividiendo los US$3.500 entre los US$6.000 produce un SPI de 0,53. Al igual que con el IPC, los valores menores de 1, indican que el SPI no es bueno porque significan que el proyecto se ha retrasado. Un valor de 1 significa que el proyecto se ajusta al calendario, y un valor de más de 1 significa que el proyecto está por delante de lo previsto.

EVA

El análisis del valor ganado, o EVA, estudia la relación entre la CPI y el SPI, incluye factores tales como la programación y las variaciones de costos, para juzgar cómo un proyecto se está ejecutando. A menudo implica realizar gráficos de IPC y SPI durante la vida de un proyecto. En pocas palabras, cuanto más cerca estas cifras son de 1, lo más probable es que un proyecto se termine a tiempo y dentro del presupuesto. Aunque mantener uno o ambos valores sobre 1 es una meta que vale la pena, también puede indicar que las hipótesis originales eran irrealmente optimistas. La peor situación es tener uno o ambos números menores de 1 durante un período prolongado de tiempo. Cuanto más bajo de 1 sean esos números y más largo el tiempo, menos probable es que el proyecto puede recuperarse de dicho déficit. También puede significar que originalmente no se programó con el suficiente dinero y tiempo.

Créditos de las fotos

  • Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images