¿Qué es el eje horizontal en una tabla de datos?

Escrito por Serm Murmson | Traducido por Paula Ximena Cassiraga

Los datos se representan en una variedad de maneras. Usualmente, se recogen en una tabla; esta es la presentación predeterminada de una hoja de cálculo, por ejemplo. No obstante, esos datos pueden ser representados en un gráfico, con ejes que corresponden a las distintas variables en la tabla. Un eje horizontal en un gráfico corresponde a una variable de una tabla de datos.

Tabla vs. Gráfico

Una tabla de datos sola no tiene ejes, horizontales o de ningún tipo. Consiste de puntos de datos; cada punto describe al menos dos partes de información. Otros puntos transmiten distintos datos numéricos sobre las mismas propiedades. Al convertir una tabla a un gráfico, los puntos son trazados en un plano de coordenadas. En el plano de coordenadas, cada punto corresponde a distintos valores en cuanto a dos propiedades descriptas por los ejes horizontales y verticales.

El eje horizontal

El eje horizontal de un gráfico también se conoce como eje X. Por lo general, el eje horizontal describe una cantidad que cambia de manera predecible. En el caso del experimento científico, el eje horizontal suele denotar la variable de control. Esta variable es deliberadamente controlada por el experimentador para determinar los efectos que el cambio tiene en otras variables. Por ejemplo, si varías intencionalmente la cantidad de ácido en un experimento químico, ese valor estaría representado en el eje horizontal. Cuando el tiempo es una variable, como suele suceder en física, generalmente es graficado en el eje horizontal.

Escalas

Dependiendo de la naturaleza de los datos que deseas representar, el eje horizontal podría tomar distintas escalas. Por lo general es lineal, lo que significa que una unidad de longitud en el eje corresponde a un aumento incremental en la variable. No obstante, también podría ser exponencial. Por ejemplo, el primer valor podría ser 1, el siguiente 10, el siguiente 100 y así sucesivamente. En tales casos, la representación gráfica de los datos podría ser más difícil de interpretar.

Distintos tipos de gráficos

Si transfieres datos de una tabla a un gráfico, el resultado más inmediato es un diagrama de dispersión, que consiste de un número de distintos puntos en el plano de coordenadas. Al conectar esos puntos, llegas a un gráfico lineal. El eje horizontal funciona por igual en ambos casos. No obstante, en un gráfico de barras, el eje horizontal puede asumir un rol ligeramente distinto. Por ejemplo, si estás comparando las poblaciones de tres años diferentes en un gráfico de barras, el eje horizontal meramente tendría etiquetas para cada año. Las barras correspondientes ascenderían desde cada uno de esos puntos. En este caso, el eje horizontal no necesariamente implica una tendencia continua.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock/Comstock/Getty Images