Las condiciones laborales de un técnico veterinario

Escrito por Felicia Greene | Traducido por Marco Jiménez

Los técnicos veterinarios prestan apoyo esencial de enfermería y atención al paciente a veterinarios con licencia. Como un técnico veterinario, realizarás los exámenes físicos iniciales a pacientes, principalmente perros y gatos. También obtendrás radiografías, recogerás las muestras de sangre y orina para análisis de laboratorio y asistirás con procedimientos quirúrgicos. También podrás educar a los dueños en el cuidado general de las mascotas. Un perfil integral de las condiciones de trabajo de los técnicos veterinarios proporcionará una buena foto instantánea de esta exigente carrera.

Horas de trabajo

Muchos técnicos veterinarios trabajan por lo menos 40 horas semanales, con prácticas más ocupadas a menudo el personal trabaja dos turnos cada día. Algunos técnicos pueden trabajar horas extras para proporcionar cuidados para pacientes críticamente enfermos o en recuperación quirúrgica. Los técnicos veterinarios también ayudan a los veterinarios en los hospitales de emergencia veterinaria abiertos durante noches, fines de semana y días festivos. Estos horarios de trabajo a menudo imprevisibles pueden ser difíciles de manejar con la familia, escuela y responsabilidades personales.

Ambiente de trabajo

Los entornos de trabajo de los técnicos veterinarios son notablemente similares a los de los consultorios médicos. Las salas de exámenes de los pacientes están típicamente limpias y bien organizadas, con suministros y equipos médicos fácilmente accesibles. Cuando asistas al veterinario con citas de pacientes, se esperará que limpies y desinfectes la sala antes de que llegue el próximo perro o gato. Si te encuentras en el horario de asistencia quirúrgica, la sala de operaciones deberá estar limpia y bien surtida cuando llegue el primer paciente. Sin embargo, después de cada cirugía, necesitarás desinfectar la sala de operaciones, recoger instrumentos quirúrgicos utilizados para la esterilización y prepararte para el siguiente paciente quirúrgico de la veterinaria.

Riesgos físicos

Un trabajo como técnico veterinario viene con un conjunto distintivo de riesgos laborales. Durante un día lleno de citas de pacientes, a menudo tendrás que sostener a perros y gatos nerviosos para que el veterinario pueda examinarlos y tratarlos. Un animal amigable intentara arañarte, morderte o darte una patada en su intento de escapar de la mesa de exámenes. La elevación de animales pesados o inmóviles a la mesa de examen también puede ser un desafío. Mediante procedimientos de elevación apropiada o al pedir ayuda, otro técnico puede reducir enormemente los riesgos de lesiones.

Responsabilidades múltiples

Trabajar con dos o más pacientes requiere utilizar habilidades de gestión de tiempo excelentes. Por ejemplo, supongamos que llevas una muestra de orina de tu primer paciente canino. Mientras que otro técnico analiza la orina en el laboratorio del hospital, tomarás muestras de sangre de un segundo perro. Al entregar los resultados de un análisis de orina para el veterinario, el escribirá una receta que debes llenar rápidamente para el dueño de este perro. Mientras tanto, otro técnico pide tu ayuda para colocar un perro grande en la mesa de rayos x; también deberás ayudar a llevar el perro al piso después. Finalmente, el veterinario te pide para que proporciones un folleto sobre nutrición y cuidado canino a un cliente con un cachorro nuevo. Con una planificación cuidadosa, puedes proporcionar el servicio afable y eficiente que estos dueños de mascotas se merecen.

Estrés emocional

La atención veterinaria de calidad tiene muchas similitudes con la atención médica humana. Los veterinarios evalúan los síntomas de las mascotas, proporcionan tratamiento y frecuentemente ven resultados felices cuando los animales se recuperan. Como técnico veterinario, es probable que quieras compartir la felicidad del dueño de esa mascota. Sin embargo, a veces se pueden ver a los pacientes con lesiones severas o enfermedades agudas. Si el veterinario cree que la mascota tiene una pobre posibilidad de supervivencia, el propietario puede optar por dar a su mascota la eutanasia como la opción más humana. Como técnico veterinario, se espera que ayudes al veterinario con este procedimiento. El dueño de la mascota también puede buscar de ti un apoyo emocional. Aunque esta experiencia puede ser estresante, puedes tener el consuelo de saber que le disté al dueño de esa mascota una suave y compasiva atención.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images