La psicología de establecer metas

Escrito por Lisa Magloff | Traducido por Blas Isaguirres

El establecimiento de objetivos es psicológicamente importante en los negocios como en la vida personal. Al establecer metas, los gerentes de negocios están más en el control de los resultados y los procesos utilizados para lograr esos resultados. Debido a que la fijación de metas implica planificar a futuro, los gerentes y empleados con objetivos claros se orientan motivacionalmente hacia el éxito a largo plazo de la empresa.

Significado

El establecimiento de objetivos es una manera de motivar a la gente. En un artículo en el "Informe sobre la industria Graziado", el experto en motivación Charles Kearns, PhD, habla sobre los resultados por el psicólogo Dr. Edwin Locke en los que Locke encontró que los empleados estaban motivados para mejorar el rendimiento al tener metas claras y retroalimentación apropiada. Tener metas mantiene a las personas enfocadas y proporciona la seguridad de que todo el mundo está trabajando hacia un futuro común. Las metas también son motivacionales, como trabajar hacia una meta puede dar a cada uno en una organización un sentido de propósito y contribuir a dinamizarlo.

Metas conducidas por el valor

Según Kearns, los gerentes más eficaces utilizan objetivos que se basan en un conjunto de valores fundamentales. Para establecer estos valores, los líderes deben primero decidir qué valores son los más importantes. A continuación, se comunican estos valores con claridad a los demás involucrados en el negocio. También deben asegurarse constantemente de que sus acciones y las acciones de la empresa estén en consonancia con sus valores fundamentales. Kearns declara que mientras los líderes actúan más consonancia con sus objetivos y valores fundamentales, otros confiarán más en ellos.

Metas realistas

Psicológicamente, es importante establecer metas que no sean ni demasiado fáciles de lograr, ni demasiado difíciles. Las metas específicas y difíciles conducen a un mejor desempeño de los empleados que las metas vagas o fácil. Los objetivos que son demasiado fáciles no son motivadores, porque se sienten como más un logro para lograr algo para lo que has trabajado duro. Los objetivos más eficaces son también no conflictivos, medibles y pueden dar lugar a acciones independientes

Metas específicas y mensurables

Con el fin de ayudar a los empleados a enfocarse, es importante que los objetivos sean específicos y cuantificables, así como alcanzables. También puede ayudar si estas metas tienen un tiempo definido, en vez de abierto. Esto ayuda a proporcionar un marco para el logro. Así, por ejemplo, en lugar de tener que "abrir 10 más puntos de venta" como un objetivo, es mejor establecer el objetivo como "abrir un punto de venta cada seis meses durante cinco años".

Planes de acción

Escribir tus metas y los pasos necesarios para alcanzarlos es muy importante. Permite a todos los involucrados saber exactamente lo que se requiere para alcanzar la meta. La elaboración de un plan de acción ayuda a los gerentes a pensar exactamente lo que se requiere para cumplir con el objetivo. Un plan de acción también ayudará a realizar un seguimiento de lo que tiene que suceder después y puede ayudar en la comunicación con sus empleados. Por ejemplo, si los empleados saben que el siguiente paso en el plan es para enviar un boletín a los clientes, pueden prepararse para el seguimiento por contacto con los clientes para discutir el boletín.

Créditos de las fotos