Definición de planificación táctica en los negocios

Escrito por Neil Kokemuller | Traducido por Paula Ximena Cassiraga

    La planificación táctica es una parte tan importante del proceso de planficación de una compañía de una compañía que suelen contratar empresas consultoras de administración para asistirlas en preparar planes tácticos. Una compañía suele comenzar con sus objetivos y luego desarrolla estrategias para cómo lograrlos. Los planes tácticos son pasos de acción específicos necesarios para obtener resultados.

    Lo básico sobre el plan estratégico

    El plan estratégico es el proceso por el cual los líderes de la compañía intentan lograr objetivos a corto y largo plazo. Los objetivos proporcionan la dirección y visión para la compañía y sus empleados. Las estrategias son mapas de ruta o acercamientos particulares que la compañía sigue en un esfuerzo por alcanzar metas. No obstante, el plan táctico es la etapa final crítica donde las acciones y tareas específicas se asignan a departamentos y empleados que deben completarlas.

    Lo básico del plan táctico

    Los planes tácticos algunas veces se llaman planes de acción a corto plazo porque desglosan objetivos y estrategias mayores en tareas más reducidas y accionables. La clave para un plan táctico bien desarrollado es tener acciones específicamente declaradas asignadas a empleados particulares con fechas límites específicas. Los objetivos audaces y las estrategias bien pensados no producen nada si no se siguen pasos para ponerlos en acción. Las metas y estrategias dan visión y las acciones hacen que los planes de la compañía sean reales.

    Enfoque

    Los planes tácticos deberían enfocarse, por lo general, en muchos objetivos centrales de la compañía; de otra manera, las actividades de los empleados se tornan muy fragmentadas y es difícil para ellos entender cómo sus actividades se convierten en última instancia en objetivos. Adorian Corporation aconseja a sus clientes desarrollar planes tácticos con tres a cinco objetivos fuertes en mente. "Incrementar las ventas un 20 por ciento dentro de 12 meses" es un ejemplo de un objetivo mensurable y específico. Una táctica específica requiere que todos los empleados de ventas recomienden un cierto producto complementario o "servicio Y" para cada cliente que compre el "producto X".

    Estrategias vs. tácticas

    Uno de los mayores desafíos en la planificación táctica es saber la diferencia entre una estrategia y una táctica. Éstas suelen ser confusas. Una estrategia es esencialmente una estructura o plan, pero no provee resultados tangibles por sí misma. Las tácticas son pasos para implementar tus estrategias, son accionables y tienen un propósito y un resultado mensurable. Si no puedes ver o discernir el resultado de la acción o tarea es posible que no sea una táctica.

    Créditos de las fotos

    • Photos.com/Photos.com/Getty Images