Ejemplos de establecer objetivos en el lugar de trabajo

Escrito por Flora Richards-Gustafson | Traducido por Ana María Guevara

En el lugar de trabajo, establecer objetivos ayuda a mantener a los empleados motivados y concentrados y ayuda a que la operación se ejecute más eficientemente. Los objetivos pueden ir desde el crecimiento profesional hasta las ganancias financieras y tienen que proporcionar una visión y propósito para todos los involucrados. Los objetivos en el lugar de trabajo tienen que ser realistas, centrados en hacer mejoras, específicos, que se puedan medir y específicos de tiempo.

Preparación de objetivos

Unos buenos objetivos en el lugar de trabajo implican más que solo decir que quieres incrementar los ingresos, motivar a los empleados o ganar más clientes. Cuando preparas objetivos, sé específico y realista acerca de tus deseos. Por ejemplo, en lugar de decir que simplemente quieres incrementar los ingresos, un buen objetivo afirmaría que quieres incrementar los ingresos por el 10 por ciento. Añadir el aspecto del "10 por ciento" al objetivo ayuda a que se pueda medir. Para poder hacer que un objetivo sea más claro, incluye un plazo para cada objetivo. Como un ejemplo, puedes afirmar que quieres incrementar los ingresos por un 10 por ciento para el final del trimestre. Después de identificar un objetivo, crea pasos de acción que te ayuden a alcanzarlo.

Objetivos organizacionales

Los objetivos organizacionales son aquellos que mejoran la estructura de un negocio y empresa como un todo. Es útil separar grandes objetivos organizacionales en unos más pequeños para ayudar a que parezcan menos intimidantes. Por ejemplo, un objetivo puede incluir mejorar el desarrollo organizacional dentro de una empresa al incrementar la confianza y motivación de los empleados, el intercambio de objetivos de la empresa, crear una cultura de apoyo y fomentar el crecimiento de los empleados. Ya que el desarrollo organizacional es un gran objetivo, separa los plazos en objetivos inmediatos, a corto y a largo plazo, e incluye pasos de acción, y también mide el éxito de cada uno.

Objetivos del empleado

Para ayudar a los empleados a tener un sentido de propósito en una empresa y a sentirse motivados, es importante que cada uno tenga unos objetivos personales y profesionales. Es común que los empleados establezcan objetivos personales durante una revisión anual, pero la creación y revisión de objetivos nuevos y en curso puede ayudar a incrementar el éxito de un empleado. Los objetivos de los empleados pueden incluir ganar un ascenso, ganar más responsabilidades, actuar como un gerente de proyectos, ganar más clientes para la empresa o ganar una bonificación. Cuando un empleado crea objetivos, su gerente puede mostrarle su apoyo al ayudarle a desarrollar pasos de acción, a crear plazos y a celebrar cada victoria.

Objetivos financieros

Es natural que los objetivos del lugar de trabajo incluyan aquellos relacionados con las finanzas. Mientras se crean objetivos financieros a corto y largo plazo, es importante dejar que los empleados conozcan la visión y crear maneras para que cada miembro del personal participe. Un objetivo financiero, por ejemplo, puede incluir recaudar US$10.000 para una causa caritativa al donar el 5 por ciento de las ganancias de cada venta o incrementar las ventas por el 20 por ciento para poder prevenir despidos. Al comunicar la importancia de un objetivo financiero y cómo la empresa usará el dinero, será más probable que los empleados hagan que el objetivo financiero de la empresa sea un objetivo personal. Toma los pasos de acción relacionados con los objetivos financieros que usen y mejoren los talentos y creatividad de los empleados.

Créditos de las fotos

  • Todd Warnock/Lifesize/Getty Images