Incentivos para estimular la moral del empleado

Escrito por Frances Burks | Traducido por Maria Gloria Garcia Menendez

Es difícil para los jefes predecir cómo responderán los empleados a los incentivos. Los empleados no necesariamente deben colocar el mismo valor en determinados incentivos que los jefes. En cualquier caso, los empleadores probablemente no serán capaces de levantar el ánimo con amplios incentivos que se centren en el éxito de la empresa y no en el de los empleados.

Conflictos potenciales

Las bonificaciones en efectivo, los días adicionales de descanso y otros incentivos destinados a impulsar la moral pueden ser contraproducentes cuando provocan conflictos entre los compañeros de trabajo. Los empleadores pueden evitar las percepciones de favoritismo que pueden crear este tipo de conflictos y obstaculizar la moral dando a los empleados en todos los niveles de igualdad de oportunidades para ganar incentivos. Los jefes deben anticipar todavía la resistencia de algunos trabajadores, que no responden a los incentivos porque son infelices con sus puestos de trabajo.

Incentivos directos

Los incentivos de trabajo probablemente no levantan el ánimo cuando no afectan directamente a los empleados. Presentar elevados objetivos de la empresa para aumentar la productividad y las ganancias por lo general no motiva a los empleados si no ven cómo les benefician esas metas directamente. Las empresas que vinculan bonificaciones en efectivo y otros incentivos al desempeño de los empleados pueden levantar el ánimo, porque dan a los empleados algún control sobre su propio éxito. Sin embargo, los empleadores deben considerar las prestaciones habituales antes de fijar metas de incentivos, para evitar crear metas irrazonables que los empleados no parecen ser capaces de alcanzar.

Incentivos variados

Los empleadores deben incorporar una variedad en sus programas de incentivos para atraer a los variados intereses de los empleados. Por ejemplo, algunos empleados no están interesados en una membresía gratuita en una asociación profesional, porque sólo les recuerda el trabajo. En esos casos, podría ser más un refuerzo moral para algunos empleados ofrecer un día extra libre pagado como incentivo. También es importante ofrecer incentivos que podrían apelar a los trabajadores femeninos y masculinos. Recuerda que las empleadas tal vez no consideren motivador conseguir entradas gratis para un evento deportivo, y los empleados de sexo masculino tal vez no consideren un refuerzo moral tener un día libre en un balneario.

Consideraciones

Los premios obtenidos mediante programas de incentivos del empleador pueden tener más de un impacto en la moral si vienen inmediatamente después de que los empleados alcancen una meta. El consultor de negocios Tom Ryan afirma en un artículo "Construcción hoy" que los programas de bonificación de fin de año pueden dificultar la motivación, ya que los empleados tienen que esperar un año para obtener una recompensa por sus logros. Además, la moral probablemente disminuirá entre los empleados si los recortes imprevistos les impiden recibir las bonificaciones esperadas de fin de año.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images