Actividades para motivar a los empleados

Escrito por Ciaran John | Traducido por Ana María Guevara

En un mundo ideal, liderarías a un equipo de empleados motivados por ellos mismos con niveles de energía que nunca cambiarían y con niveles de desempeño que nunca bajarían. Sin embargo, en este escenario un supervisor sería inútil ya que éstos son los que se encargan de motivar a los empleados. En la realidad, numerosos factores diferentes pueden impactar el desempeño laboral de un individuo. No existen dos empleados exactamente iguales, por lo que debes involucrarte en diferentes actividades si quieres mantener motivado a tu personal.

Comunicación

Algunos empleados se sienten como un eslabón más de la cadena y piensan que sus esfuerzos individuales pasan desapercibidos a menos que causen problemas que hagan que la producción baje. Como supervisor, debes programar reuniones regulares con tus empleados y solicitar sus opiniones para averiguar los problemas y preocupaciones actuales. También puedes darle al empleado una plataforma para compartir cómo cree él que el ambiente de trabajo puede mejorar o cómo aumentar los niveles de producción. Si te comunicas con tus empleados, creas un ambiente de equipo. Muchas personas se sienten inspiradas a trabajar más duro cuando saben que sus esfuerzos impactarán a todo el equipo.

Reconocimiento

Debes establecer metas que tu equipo y cada individuo deba reportarte. Debes dividir tus metas anuales en metas mensuales o semanales para que los empleados puedan concentrarse en alcanzar una serie de metas pequeñas en vez de tener que enfrentarse a una meta enorme. Puedes usar tablas para hacer un seguimiento del progreso hacia las metas, pero usa estas tablas de manera positiva y no negativa. Celebra las historias de éxito y atrae la atención a los esfuerzos de los empleados que alcanzan sus metas. No atraigas la atención públicamente a las fallas de los empleados que no alcanzaron sus metas. Los empleados que tienen un mal desempeño pueden esforzarse más al ver a otras personas siendo elogiadas en público por su trabajo.

Recompensas

El dinero sirve como el motivador principal para muchas personas y la oportunidad de ganar dinero extra puede motivar a los empleados a trabajar más duro. Dependiendo de tu presupuesto, puedes separar fondos para pagar adicionales en efectivo relacionados con el desempeño de tus empleados. Puedes entregar pequeños premios en efectivo semanalmente o mensualmente, o puedes dar una recompensa grande que los empleados reciban anualmente. Si no tienes mucho efectivo para dar, también puedes motivar a tus empleados ofreciendo pequeños premios semanales, como tarjetas de regalo. Deja que los ganadores elijan la tarjeta de regalo para que todo el mundo tenga la oportunidad de ganar algo que de verdad puedan usar.

Relajación

En un ambiente de trabajo ajetreado, los empleados algunas veces tienen poco tiempo para socializar, lo que puede hacer que los trabajadores se sientan aislados y solos. Puedes crear un ambiente más relajado en el trabajo organizando eventos sociales. Puedes organizar una fiesta con cena en la oficina o incluso una actividad deportiva. Alternativamente, también puedes organizar juegos rápidos en la oficina o pruebas que aligeren el ambiente. Los empleados estresados a menudo se concentran más en lo negativo que en lo positivo, lo que puede llevar a un mal desempeño en el trabajo. Si tus empleados se conocen bien entre sí y se sienten relajados, puede que trabajen más duro al haber bajado sus niveles de estrés y ansiedad.

Créditos de las fotos

  • Comstock Images/Comstock/Getty Images