Ejemplos de metas y objetivos en el lugar de trabajo

Escrito por Tom Ryan | Traducido por Florencia Sobel

Para crear metas y objetivos efectivos para tus empleados, necesitas ser agresivo y realista. Las mejores metas son aquellas que motivan a tu equipo sin disuadirlo de que lo intenten. Aunque los ejemplos existentes de metas y objetivos tal vez te inspiren, aún debes aprender las mejores estrategias para crear tus propias metas. De esta forma, siempre se te podrán ocurrir nuevos objetivos para tus empleados.

Resolver problemas

Resolver el problema de un lugar de trabajo es una meta concreta y procesable para que realicen tú y tus empleados. Identifica un área que necesite ser mejorada y haz que tus empleados encuentren una solución para ese problema. Por ejemplo, tal vez descubras que el almacén de tu oficina no está organizado y que estás perdiendo productos. Dale a tus empleados la tarea de desarrollar un nuevo sistema que registre mejor a tus productos. Resolver problemas de oficina como estos mejora a tu lugar de trabajo mientras le da metas claras a tus empleados.

Medidas y normas

Establece normas para tus empleados para que tengan metas concretas hacia las cuales avanzar. Por ejemplo, si trabajas en ventas, haz que tus empleados hagan un cierto número de ventas por mes. Las normas tal vez no solo se apliquen a la cantidad de trabajo completado, sino también a la calidad del mismo y a la oportunidad de la realización. Por ejemplo, también puedes pedirle a tus empleados que entreguen reportes dentro de cierta cantidad de tiempo o que esos reportes sigan un formato estándar.

Mejora personal

Como gerente, puedes asignarte a ti mismo la meta de mejorar personalmente. Préstale mucha atención a cómo interactúas con tus empleados y qué estrategias usas cuando delegas tareas. Tal vez encuentres áreas en las que puedas mejorar. Por ejemplo, tal vez tus empleados puedan beneficiarse con un mayor entrenamiento que puedas proveerles. Coordina con los otros gerentes para desarrollar metas y planes de mejora personal y lograr consistencia entre los supervisores.

Crear objetivos efectivos

Cuando crees tus propios objetivos para el lugar de trabajo, seguir una fórmula estandarizada te permite crear metas claras y realizables. Comienza instruyendo verbalmente a tus empleados, luego diles específicamente qué deben hacer, y explícales las condiciones para hacerlo. Por ejemplo, puedes crear una meta de "Vender 25 tarjetas de regalo para cuando termine la semana". Esto le da a tus empleados una meta concreta. Recuerda que las metas deberían ser agresivas y desafiantes al igual que realistas, porque sino tus empleados sentirán que no vale la pena intentarlo.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/BananaStock/Getty Images