Ejemplos de habilidades organizacionales

Escrito por George N. Root III | Traducido por Laura De Alba
Una comprensión de las habilidades organizacionales puede ayudar a tu compañía a funcionar con mayor eficiencia.

Una comprensión de las habilidades organizacionales puede ayudar a tu compañía a funcionar con mayor eficiencia.

Las habilidades organizacionales son las cosas que un empleado y un supervisor utilizan para ayudar a hacer mejor a su compañía y para desarrollar sus propias carreras. El liderazgo ayuda a una organización a seguir adelante, pero hay ejemplos de otras habilidades organizacionales que son tan importantes como para que cualquier empleado en la organización pueda desarrollarlas y usarlas.

Habilidades analíticas

Para determinar el curso apropiado de acción para cualquier asunto en la compañía, un empleado o supervisor debe ser capaz de analizar la situación de forma apropiada. Las habilidades analíticas algunas veces son pasadas por alto en el proceso de entrevista, pero las buenas capacidades analíticas permiten a un empleado pensar por sí mismo y eso puede acelerar la producción. Si tienes la intención de alentar a los empleados con la autoridad de tomar decisiones por sí mismos, necesitas buscar las habilidades analíticas correctas cuando contrates a alguien para tu organización.

Compromiso

La habilidad de comprometerse se convierte en una habilidad organizacional cuando se aplica a encontrar el terreno medio en los asuntos importantes de la compañía. Es importante que los supervisores sepan cómo negociar el compromiso y es igual de importante que los empleados entiendan el valor del mismo. La flexibilidad dentro de una organización hace que la compañía esté mejor equipada para manejar los cambios en el mercado y adaptarse a los nuevos modelos de negocio que puedan ser propuestos por el equipo de dirección.

Coordinación

Los aspectos de la coordinación de organización incluyen agendas, asignación de recursos y análisis de proyectos para determinar la necesidad de nuevos recursos. Es de suma importancia que una organización aprenda cómo coordinar sus esfuerzos para facilitar el uso eficiente de los recursos y permanecer competitiva en el mercado. Esto significa la coordinación de personas, equipo, materiales y vendedores.

Créditos de las fotos