Las ventajas de la flexibilidad en una organización

Escrito por Stan Mack | Traducido por Ana María Guevara

Los negocios pequeños tienen que ser flexibles hoy en día o se arriesgan a fallar. Unos rápidos cambios económicos y tecnológicos significan que las organizaciones flexibles disfrutan de una ventaja por encima de otras empresas que están estancadas en sus costumbres. Promueve la flexibilidad al animar a tu fuerza laboral a encontrar nuevas y mejores maneras para hacer negocios y al ser lo suficientemente valiente como para abandonar las políticas inefectivas.

Competitividad

Una organización rígida y mecánica no se puede adaptar y falla cuando se producen los desafíos, según "Teoría de Organización y Diseño", por Richard L. Daft. Por ejemplo, los desarrollos tecnológicos a menudo alteran al campo de juego. Las empresas que eran competitivas se quedan atrás repentinamente. Tienen que identificar unas maneras para incorporar la nueva tecnología en su viejo proceso. Una organización flexible responde al cambio al crecer, reconocer el cambio como inevitable y al aprender a usarlo para maximizar la competitividad.

Eficiencia

Una empresa flexible está dispuesta a probar nuevos enfoques, incluso cuando las viejas costumbres están funcionando bien. Refinar continuamente las políticas de tu empresa te ayuda a identificar nuevas y mejores maneras para hacer las cosas y fomentar la innovación. Con el tiempo, tu organización se volverá más eficiente, lo que significa unas ganancias más altas y bajos costos.

Horarios flexibles

Las organización flexibles les dan a los empleados más opciones, facilitándoles tener unas vidas personales gratificantes y cumplir sus compromisos. Por ejemplo, permitir un trabajo a distancia o implementar un horario laboral flexible es bueno para aquellos que tienen familias u otras responsabilidades exigentes. El intercambio de trabajos o permitir que dos o más empleados trabajen a medio tiempo en lugar de un solo empleado es otra manera de permitir una flexibilidad de horarios. Tales facilidades fomentan la lealtad, facilitando retener a empleados de calidad que de lo contrario tendrían dificultades trabajando para ti.

Construcción efectiva de equipos

Una estructura flexible de la gerencia capitaliza las fortalezas de su fuerza laboral. Dos empleados no son iguales, pero un gerente efectivo sabe cómo unir a personas con habilidades diferentes para que sus diferencias se complementen. El resultado es un equipo lo suficientemente flexible como para manejar varios desafíos, haciendo que toda la organización sea más efectiva. Un gerente rígido, por otro lado, trata de meter clavijas cuadradas en agujeros redondos, forzando a los empleados a realizar cosas en las cuales no son los adecuados.

Créditos de las fotos

  • John Foxx/Stockbyte/Getty Images