¿Cuáles son las causas de la quiebra de negocios?

Escrito por Gregory Hamel | Traducido por Andrew Steven Reyes Cortes

Las pequeñas empresas varían mucho en cuanto a los tipos de productos y servicios que ofrecen, pero todas las empresas tienen que hacer las ventas y generar ingresos para sobrevivir. Cuando las empresas no son rentables durante periodos prolongados, los propietarios pueden ser obligados a ir a la bancarrota para salir del mercado o reorganizar el negocio. Aunque la falta de rentabilidad es la razón principal para la mayoría de las quiebras, muchos factores subyacentes pueden inhibir la capacidad de una empresa para obtener beneficios y llevar a la quiebra.

Condiciones de mercado

Las malas condiciones en la economía global y el mercado específico en el que opera un negocio son causas comunes de la quiebra. La economía tiende a seguir un ciclo de auge y fracaso de rápida expansión seguido por pausas o recesiones. Durante los períodos de fracaso, la confianza del consumidor y el gasto tienden a disminuir, lo cual puede conducir a una baja de ingresos. Las empresas involucradas en nichos de mercado específicos también pueden ser susceptibles a los cambios en las preferencias del consumidor. Por ejemplo, un pequeño empresario que es dueño de una tienda de música podría verse obligado a cerrar sus puertas si los clientes comienzan a comprar descargas digitales en lugar de CD. La competencia de las grandes empresas es otro factor de mercado que puede cortar en los ingresos de las pequeñas empresas y llevar a la quiebra.

Financiamiento

El financiamiento es uno de los principales desafíos que enfrentan las pequeñas empresas. Muchos propietarios de negocios obtienen préstamos para ayudar a financiar sus operaciones. Si una empresa se ​​esfuerza, su prestamista puede estar dispuesto a conceder financiamiento adicional, lo que podría llevar a la quiebra. Incluso si un propietario puede asegurar más financiamiento para mantener su empresa a flote en el corto plazo, la elevada deuda, hace que sea más difícil para una empresa ser rentable, ya que tiene que pagar intereses de la deuda.

Pobre toma de decisiones

La falta de planificación o no meditar bien las decisiones puede llevar a decisiones apresuradas y la quiebra de empresas. Por ejemplo, un negocio puede gastar tiempo y dinero en el desarrollo de un producto que ella cree conveniente sin consultar antes a los clientes ni estudiar de los costos de producción, para evaluar si el producto podría ser rentable. Incluso si el producto es útil, puede que no sea financieramente viable desde un punto de vista empresarial. La falta de educación y experiencia en finanzas y gestión puede aumentar la probabilidad de las malas decisiones, aunque ninguna compañía es inmune a cometer errores.

Otras causas

La bancarrota puede ser resultado de una serie de otros problemas indirectos que inhiben la rentabilidad. Algunos otros factores que pueden contribuir a la quiebra son la ubicación en un mal lugar, la pérdida de empleados clave, las demandas planteadas por los competidores y cuestiones personales como enfermedad o divorcio. La actividad criminal y los desastres imprevistos como inundaciones, tormentas, incendios, robos y fraudes, también pueden causar dificultades que conducen a la quiebra.

Créditos de las fotos

  • John Foxx/Stockbyte/Getty Images