¿Qué es el riesgo empresarial?

Escrito por Oscar Guzman | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto
El riesgo de negocio se relaciona con las operaciones de una empresa y se desglosa en riesgo sistemático y riesgo no sistemático.

El riesgo de negocio se relaciona con las operaciones de una empresa y se desglosa en riesgo sistemático y riesgo no sistemático.

Ser un emprendedor y operar un negocio involucra aceptar un riesgo. Los dueños de negocios están expuestos a dos tipos principales de riesgos: el riesgo financiero y el riesgo empresarial. El riesgo financiero, que es la posibilidad de que una empresa no genere los ingresos suficientes como para pagar a los acreedores y cumplir con otras obligaciones financieras, depende de la cantidad de deuda que tenga una empresa. El riesgo empresarial, sin embargo, es independiente del nivel de deuda de una empresa y se refiere a las operaciones del negocio en sí mismas.

Definición de riesgo empresarial

El riesgo empresarial o de un negocio es la posibilidad de que los flujos en efectivo de una empresa sean insuficientes para cubrir los gastos de operación. Los gastos de operación son los que una empresa ocupa al realizar sus operaciones normales. Estos incluyen los salarios, el alquiler, las reparaciones, los impuestos, el transporte y la venta, los gastos administrativos y los gastos generales. Sin el flujo de caja suficiente para pagar estos gastos, las empresas se vuelven más propensas a fallar. El riesgo empresarial se refiere a la probabilidad de que esto ocurra y se divide en dos tipos: el riesgo sistemático y el riesgo no sistemático.

Riesgo sistemático

El riesgo sistemático describe la probabilidad de que la totalidad del mercado o de la economía experimente una recesión o incluso falle. Cualquier empresa que opera en el mismo mercado está igualmente expuesta a este riesgo. Las fuentes comunes de riesgo sistemático incluyen las recesiones económicas, los accidentes, las guerras y los desastres naturales.

Riesgo no sistemático

El riesgo no sistemático describe la probabilidad de que una empresa o industria en particular falle. A diferencia del riesgo sistemático, que es constante para todas las empresas que operan en el mismo mercado, el riesgo no sistemático puede variar mucho de una empresa a otra y de una industria a otra. El riesgo no sistemático se deriva de la gestión estratégica y financiera de los dueños de los negocios y de los gerentes al tomar decisiones diariamente.

¿Cómo afecta el riesgo al valor?

El riesgo, tanto el empresarial como el financiero, es un factor en las fórmulas financieras y afecta negativamente el valor. Paras dos empresas idénticas, una con un mayor nivel de riesgo siempre valdrá menos que una menos expuesta al riesgo. El manejo del riesgo, por lo tanto, se convierte en algo fundamental para maximizar el valor de tu negocio.

Manejo del riesgo

Las empresas deben evaluar continuamente su exposición al riesgo, identificar sus fuentes y desarrollar estrategias para minimizar esa exposición. Aunque hay pocos propietarios de pequeñas empresas que pueden hacer disminuir su exposición a todos los riesgos sistemáticos del mercado, estos riesgos son ampliamente estudiados y hay un montón de recursos disponibles para los empresarios que pueden ayudarlos a predecir las crisis periódicas y otros eventos que ocurren regularmente. Los dueños de negocios pueden reducir su exposición a los riesgos no sistemáticos manteniendo acciones en una variedad de diferentes empresas y operando en diversas industrias. Otros tratamientos disponibles para el riesgo incluyen el compartir el riesgo en el lugar en que se transfiere o es externalizado, y retener en donde una empresa se ​​anticipa y hace el presupuesto para el riesgo.

Créditos de las fotos

  • labyrinth image by Alfonso d'Agostino from Fotolia.com