Ventajas de ser consultor

Escrito por Linda Ray | Traducido por Morena Parras

En una economía en recesión, muchas personas que pierden sus puestos de trabajo se vuelcan a la consultoría mientras buscan otro trabajo corporativo. No obstante mientras trabajan para sí mismos, los consultores a menudo disfrutan de los beneficios del trabajo por cuenta propia, dándose cuenta que están en una mejor situación de seguir creciendo en un negocio próspero, que está diseñado para soportar las fluctuaciones económicas. Ser un consultor significa que puedes desarrollar productos y servicios que se necesitan y no estarás amarrado a la producción de los servicios o productos de una empresa que depende de los mercados masivos.

Seguridad del trabajo

Como tu propio jefe, no tienes que preocuparte de recibir una temida carta de despido. Tendrás trabajo siempre y cuando continúes comercializando tus servicios y encuentres un nicho olvidado que necesite de tus servicios. Trabajar como consultor te permite poner tus energías en buen uso para tu propio beneficio y cosechar todos los beneficios en lugar de tener que compartirlos con la empresa para la cual trabajas. Cuando las empresas de tu sector despiden a los trabajadores, a menudo buscan a consultores para llenar el vacío. Una vez que obtengas clientes fijos y construyas un flujo de ingresos sólidos, podrás controlar tu destino.

Preferencia del cliente

Como consultor, puedes elegir con quién quieres trabajar y cuánto tiempo estás dispuesto a invertir en un cliente. Cuando trabajas como empleado y tienes un nuevo supervisor con el que no te llevas bien, estarás atascado hasta que puedas encontrar otra posición. Cuando eres consultor y te encuentras con un gerente desagradable, puedes dejar que el contrato finalice y moverte al siguiente cliente. No estás atado a una sola fuente de ingresos. Los clientes que te proporcionan los ingresos más altos, los trabajos que te gustan y gente con la que te gusta trabajar deben ser la mayoría de tu base de clientes.

Flexibilidad

Como consultor, creas tu propio horario y fácilmente puedes trabajar en tu tiempo libre para cuidar de las responsabilidades familiares o viajes cuando te conviene. Muchas oportunidades de consultorías se hacen a tu propio ritmo. Por ejemplo, si trabajas con una computadora, puedes tener tus días libres para practicar tu pasión por las caminatas o la natación y puedes trabajar por la noche. Como consultor, puedes trabajar siete días a la semana durante un mes y ahorrar lo suficiente para tomar un mes de descanso y viajar. Tienes el poder para desarrollar el equilibrio que necesitas entre tu vida laboral y personal.

Diversidad

En vez de hacer el mismo trabajo día tras día, puedes diversificar tu labor a discreción. La diversidad de tu trabajo te mantiene con desafíos y motivado, trabajar con la misma gente todo el tiempo podría drenar tu creatividad. Es posible que tengas que confiar en el trabajo menos gratificante para reforzar tus ingresos, puedes mezclar trabajos divertidos y ambientes agradables para romper la monotonía.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/BananaStock/Getty Images