Las diez mayores razones por las que la gente renuncia a su trabajo

Escrito por Lisa McQuerrey | Traducido por Pablo Andrizzi

Las personas deciden renunciar a sus trabajos por varias razones. A veces los empleados se desgastan, se aburren o se frustran con su trabajo. Otras veces, hay razones personales que requieren un cambio de carrera o locación. También algunos empleados sienten que no son apreciados por sus contribuciones, o sienten que no tienen oportunidades de crecimiento.

No sentirse apreciado

Si no te sientes apreciado en tu trabajo actual, puede que consideres renunciar. Puede ser desafiante darlo todo por un rol y sentir continuamente que nadie ve o valora tu trabajo. La motivación puede declinar severamente en este tipo de situación cuando un empleado que de otra manera sería bueno no recibe retroalimentación positiva de su supervisor o jefe.

Falta de reconocimiento

La falta de reconocimiento va mano a mano con la falta de apreciación en cuanto a las razones por las cuales las personas dejan su trabajo. Si otra persona toma crédito por tu trabajo, un colega recibe una promoción basándose en tus contribuciones, o tu jefe no reconoce el rol que cumpliste en un proyecto, puede hacer que te sientas devaluado.

Mal pagado

Si no sientes que se te está compensando adecuadamente por tu trabajo, puede llevarte a renunciar. Esto es especialmente cierto si sientes que hay discrepancias salariales importantes en tu división, o que te saltearon para un aumento salarial anticipado. Una persona que se siente mal paga siente que no tiene un valor significativo para la compañía, lo que puede llevar al resentimiento.

Conflictos de personalidad

Si bien siempre habrá al menos algunos conflictos de personalidad menores en el trabajo, si estás tratando continuamente con alguien que no te agrada, puede que esto te lleve a renunciar. Algunas personas simplemente nos tratan de la manera equivocada, y si no hay una manera de llegar a un compromiso o "estar de acuerdo en estar en desacuerdo", los pequeños problemas pueden acumularse a lo largo del tiempo. Esto es especialmente cierto si la persona con la que tienes el problema es tu jefe.

Manejo pobre

Los empleados mal manejados renuncian con frecuencia porque no sienten que tienen dirección profesional. Si tu jefe no te entrena adecuadamente o te apoya en tus funciones laborales, puede ser frustrante. Las personas que sienten que están a la deriva en el trabajo pueden desencantarse con su puesto y renuncian.

No hay posibilidad de crecimiento

Si llegas a la máxima posición que puedes obtener en la compañía, puede que sientas que no tienes otro lugar donde ir profesionalmente. Esto puede hacerte sentir que no hay desafíos para ti con tu empleador actual. Las personas que llegan a la cima de su escalera de trayectoria muchas veces renuncian en busca de nuevas oportunidades.

Desarrollo profesional limitado

Los profesionales de carrera siempre están buscando mejorar sus habilidades y aprender cosas nuevas. Si tu empleador actual no ofrece oportunidades de desarrollo profesional, puede que te sientas "trabado" desde un punto de vista de enriquecimiento profesional. Las personas que no sienten que sus empleadores proveen suficientes oportunidades de desarrollo pueden dejar sus trabajos para buscar oportunidades exteriores.

Falta de desafíos

Si tu trabajo te parece soso, probablemente no te estés sintiendo desafiado. Las posiciones estáticas y monótonas muchas veces alejan a las personas porque no hay nuevos desafíos para tomar. Si eres alguien que necesita oportunidades profesionales en cambio constante, puede que te veas forzado a encontrarlas en otro lado.

Aburrimiento

Los trabajos repetitivos orientados a tareas pueden llevar al aburrimiento, lo que puede llevar a que un día laboral se sienta interminable. Si estás aburrido en el trabajo, probablemente no estás desempeñándote con todo tu potencial, lo que con frecuencia significa que no te estás sintiendo feliz. La necesidad de emociones y nuevas experiencias puede llevar a que las personas renuncien a un trabajo en favor de otro.

No sentirse realizado

Si no te sientes realizado o disfrutas tu trabajo, tu carrera no te hará sentir realizado. Muchas personas renuncian a sus trabajos porque no sienten que estén realizando una contribución significativa a su profesión.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images