¿Qué se entiende por intimidación en el ámbito del trabajo?

Escrito por David Carnes | Traducido por Guido Grimann

La intimidación laboral, también conocida como acoso laboral, se produce cuando un superior, compañero o subordinado utiliza la violencia o el chantaje para manipularte o intencionalmente crear en ti sentimientos de miedo, incapacidad o temor. Incluye también el acoso sexual y la discriminación ilegal, pero no se limita a la conducta ilegal. Este tipo de comportamiento es destructivo tanto para la víctima como para la empresa.

Ejemplos

Tu jefe puede estar acosándote si, de manera intencional, te asigna tareas que sabe eres incapaz de completar y constantemente descubre faltas en tu trabajo. Tus compañeros de trabajo pueden estar acosándote si te aplican la "ley del silencio", o de alguna otra manera te excluyen. El abuso verbal también es una manera intimidar; los superiores, pares, o incluso subordinados pueden sabotear tu trabajo para dar motivos para que te regañen o incluso te despidan. Quienes te hagan todas estas cosas pueden incluso acusarte a ti de acoso si los enfrentas.

Consecuencias

La intimidación laboral siempre disminuye la productividad debido a la reducción de la moral y el aumento de las fricciones internas dentro de la empresa. El acosador del lugar de trabajo, incluso cuando se trata del dueño, no está actuando de acuerdo al mejor interés de la empresa cuando te acosa. Puedes experimentar depresión, presión arterial alta o problemas de abuso de sustancias. Es posible que tengas problemas para dormir por la noche y para levantarte por la mañana, y es posible que llegues a creer que eres el culpable por la forma en que eres tratado. En casos extremos, la intimidación en el lugar de trabajo puede llevar al suicidio.

Prevención

Una de las maneras más eficaces que tiene un administrador para prevenir el acoso laboral es el respeto hacia sus propios subordinados, promoviendo así una cultura empresarial de respeto mutuo. El tema debe ser planteado con los empleados de una manera general, incluso aunque no se conozca ningún caso, y se debe alentar a los miembros del equipo a hablar en caso de ser víctimas u observar que esto ocurre. Los gerentes también pueden elaborar normas de la empresa en contra de la intimidación en el lugar de trabajo, aunque es improbable que sean eficaces contra las formas sutiles de intimidación. Como víctima, debes enfrentarte a quien te acose a partir de las quejas. Mantén tus emociones bajo control; la empresa puede estar secretamente esperando una excusa para despedir a alguien y, si quien te acosa estalla en ira y tú no, puedes haberle dado a tu compañía el pretexto para hacerlo.

Opciones legales

Si bien una sutil intimidación en el lugar de trabajo puede ser devastadora, es casi imposible ganar una demanda basada en cualquier tipo de intimidación sutil. Incluso los tipos más evidentes de intimidación son difíciles de litigar, a menos que constituyan un hostigamiento sexual o discriminación ilegal. En los casos de conducta escandalosa, el Estado de Texas permite a una víctima realizar una demanda por daños emocionales intencionales, siempre y cuando los hechos que motiven la demanda no puedan catalogarse de otra manera, tal como abuso sexual.

Créditos de las fotos

  • Business woman expresses her anger while on her cell phone. image by Andy Dean from Fotolia.com