Derechos de los empleados en el lugar de trabajo en relación con el maltrato verbal

Escrito por Dana Sparks | Traducido por Mar Bradshaw

Es bastante difícil experimentar maltrato verbal por parte de un desconocido en el tren o en un concurrido mercado. El abuso verbal es aún más un desafío cuando es arrojado sobre ti por algún compañero de trabajo o supervisor, alguien con quien debes entrar en contacto para ganarte la vida. Como propietario de un negocio, proteger a un empleado del abuso verbal implica ser proactivo.

Las probabilidades de ser maltratado

El U.S. Workforce Bullying Institute publicó un informe en 2010 que indicó que el 35 por ciento de los trabajadores consultados informaron que habían sufrido maltrato en el trabajo. Una de las formas más comunes de abuso es el verbal. Aunque el estadista romano Séneca afirmaba que "toda crueldad proviene de la debilidad", esto puede ser poco consuelo para un empleado que está siendo abusado. Te corresponde a ti como un líder de negocios encontrar una manera de hacer detener el abuso verbal.

Saber lo que debes buscar

El maltratador verbal a menudo tiene antigüedad o está en una posición de liderazgo en la compañía que le da mayor poder. Puede haber creado su propio "grupo", un conjunto de amigos que lo observan mientras lleva a cabo el abuso. Esta persona se siente bien consigo misma sólo cuando hace sentir mal a otro individuo. Esto puede significar maltratar verbalmente a alguien por un simple error o simplemente rebajar a la otra persona en un intento por destruirla. Sus amigos no se opondrán por miedo a convertirse en el blanco. La primera vez que oigas que este empleado ha maltratado verbalmente a alguien, puedes estar sorprendido. Es muy posible que él haya sido encantador en tu presencia ya que busca ascender en rango dentro de la empresa.

Protección del empleado

A diferencia de la mayoría de los países del primer mundo, en estos momentos no hay leyes federales o estatales escritas para proteger a los trabajadores estadounidenses del abuso verbal. Sin embargo, fallar en el control del comportamiento abusivo de un empleado desde la raíz puede costarte mucho. Bajo las regulaciones de la Occupational Safety and Health Act federal, o OSHA, como propietario de un negocio puedes ser considerado responsable por no proporcionar a un empleado un lugar de trabajo seguro y saludable. Un empleado que sufre maltrato verbal puede afirmar que el abuso interfiere con la capacidad de realizar sus tareas laborales diarias. Puedes ser responsable de contratar los servicios de un empleado que abusa verbalmente de otro empleado.

Intervención proactiva

La primera línea de defensa de un empleado maltratado debe estar dentro de su empresa. Todos los empleados deben saber que tienen derecho a decirle a su supervisor, representante de recursos humanos o a ti cuando están siendo abusados ​​verbalmente. Al igual que en la escuela primaria, la mayoría de los matones eligen gente que no quiere luchar. Una vez que el empleado ha sido advertido de que su comportamiento no será tolerado, puede retroceder. Por desgracia, en un intento de salvar la cara, su comportamiento abusivo puede aumentar o puede encontrar otras maneras de castigar a la víctima original. No importa qué tan valioso el abusador ha sido a tu empresa, te corresponde a ti exigir un buen comportamiento, con consecuencias por no cumplir.

Derechos legales

Si un empleado que ha sido víctima de abuso verbal no está adecuadamente asistido a nivel de la empresa, puede contratar a un abogado para llevar su caso a los tribunales. Aun sin leyes precisas en los libros que aborden el tema, las normas de OSHA parecen tener suficiente poder para conseguir la atención de los tribunales. Por ejemplo, la Corte Suprema de Indiana en 2008 recompensó a una enfermera con 325.000 dólares por sus reclamos de imposición intencional de angustia emocional y asalto después de que un cirujano le gritó. Una vez que has oído un indicio de abuso que ocurre dentro de tu negocio, te conviertes en parte del problema. Debes tratar de frente el problema o estar preparado para responder por tu fracaso para hacerlo.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images