Un ejemplo de los objetivos de un plan de mercadeo

Escrito por Kate McFarlin | Traducido por Ana María Guevara

    Cada plan de negocios necesita una sección que contenga objetivos de mercadeo. Este es el punto en el plan de negocios donde el dueño de un negocio pequeño detalla cómo planeará comercializar su nueva aventura e ilustrará por qué el negocio es una elección sólida. Sin los objetivos de mercadeo apropiados, encontrar financiamiento para un negocio puede ser casi imposible.

    Objetivos realistas

    El realismo es vital cuando se detallan objetivos de mercadeo. Si, querrás vender un millón de aparatos en tu primer año de operación, pero esa no es una meta realista. Es mucho más realista establecer una meta razonable de ventas y después detallar cómo vas a planear para lograr esa meta. Por ejemplo: "El negocio X se centrará en consumidores inteligentes sobre la tecnología con una mezcla de publicidad en línea y normal para resaltar el aparato y sus capacidades. Las ventas iniciales estimadas para estos esfuerzos de mercadeo son alrededor de 100.000 unidades".

    Objetivos medibles

    Justo al lado del realismo, tienes la habilidad de medir los resultados de tus objetivos. Afirmar que quieres que todo el mundo se enamore instantáneamente de tu marca no es ni realista ni medible. Si vas a decir algo, tienes que tener un método para respaldar los datos y probar que estás logrando tus objetivos. Sería mucho mejor decir: "Los esfuerzos de mercadeo de nuestro osito de peluche en el primer año estarán centrados a un nivel local a través de varias promociones. Tenemos pensado presentarle nuestra marca a X número de personas durante este tiempo y animar su continuo interés a través de campañas de anuncios y eventos locales".

    Objetivos basados en tiempo

    Tus objetivos de mercadeo tienen que ser logrados dentro de una cierta cantidad de tiempo para que sean factibles. Nadie debería invertir en una empresa que afirma que hará un millón de dólares "algún día". Establecer marcos de tiempo específicos para los objetivos de mercadeo es vital. Colócalo en términos de qué quieres lograr dentro de seis meses, un año, cinco años y más allá en el futuro. Después vuelve atrás con el cómo planeas lograr estos objetivos dentro de ese marco de tiempo.

    Incluir los cuatro elementos del mercadeo

    Los cuatro elementos del mercadeo incluyen el Producto, el Precio, la Promoción y el Lugar. Cada una de estas cuatro cosas tiene que ser incluida en tus objetivos de mercadeo. El lector de tu plan de negocios tiene que comprender completamente el producto que estás ofreciendo, el precio que quieres establecer para la venta al por menor y al por mayor, cómo planeas promover el producto y dónde lo distribuirás y comercializarás. Al incluir estos cuatro elementos, le estarás dando a tu lector todo lo que necesita saber.

    Créditos de las fotos

    • PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images