Responsabilidad fiscal en los bonos versus el salario

Escrito por Marnie Kunz | Traducido por Pablo Andrizzi

Calcular la responsabilidad fiscal muchas veces genera confusión entre los dueños de negocios y los empleados, pero con algo de conocimiento fiscal básico, todo el mundo puede tener una idea de qué esperar a la hora de los impuestos. Determinar cuánto tributar de los bonos puede ser complicado, pero hay básicamente dos manera en que los empleados pueden tributar el bono de un empleado: con un impuesto de tasa fija o utilizando un método agregado, contando el bono como salario. Los impuestos al salario son usualmente más directos para calcular.

Impuestos porcentuales a los bonos

Los dueños de negocios pueden decir cómo se tributarán los bonos a los empleados. Para la tasa fiscal fija, el empleado debe pagar el 25% del bono al gobierno federal y luego una tasa fiscal fija al estado. Las tasas estatales varían, pero usualmente caen en un rango del 4 al 10%. Los empleados que pagan una tasa fija en los bonos usualmente pagan más que los empleados que pagan impuestos agregados en los bonos. Una manera de bajar el monto fiscal en los bonos con un impuesto de tasa fija es incrementar el monto de retenciones del empleado luego del bono. Esto funciona para bonos que se pagan antes de fin de año.

Impuestos agregados a los bonos

La mayoría de los estados permiten otra manera de tributar los bonos: el método agregado. Para calcular los impuestos que se deben utilizando este método, el empleador paga el bono con un cheque regular, deduciendo los mismos montos que se deducirían de un salario. El empleado reporta el bono como parte del salario, pagando el mismo monto fiscal que el que pagaría normalmente por su ingreso. El método de impuestos agregados es popular porque usualmente permite que los empleados se queden con un porcentaje mayor del bono. Una desventaja potencial del método agregado es que puede llevar a los empleados a una categoría fiscal de ingresos más alta, haciendo que sus impuestos a los ingresos suban.

Impuestos al salario

Los impuestos al salario son llamados impuestos a los ingresos. Los empleados de negocios y empleados independientes deben pagar impuestos a los ingresos a los gobiernos federal y estatales. Los impuestos a los ingresos ayudan a financiar al gobierno y se determinan basándose en niveles de ingresos, con las personas de mayores ingresos pagando más impuestos. En 2011, los impuestos federales a los ingresos fueron desde el 10% para salarios menores hasta un 35% para personas que ganan US$379.150 o más por año. Los estados tienen impuestos a los ingresos variables, del 2 al 12%.

Consideraciones

Las tasas fiscales pueden cambiar de año a año, así que consulta el sitio web de la IRS y del gobierno de tu estado para las tasas fiscales actualizadas. Hay algunos agujeros para los impuestos bonificados y al salario, los cuales pueden reducir el monto de impuestos que debe un empleado, pero aún deben pagarse impuestos de todos los bonos y salarios. La excepción es cuando un empleado paga un bono como una recaudación en bruto, lo cual significa que el empleador le paga el bono al empleado como un cheque, y el empleador paga todos los impuestos del bono de manera que el empleado no debe impuestos del mismo. En este caso, el bono del monto aún se le agrega a las ganancias anuales del empleado.

Créditos de las fotos

  • Michael Blann/Digital Vision/Getty Images