¿Por qué las empresas cotizan en bolsa?

Escrito por Maria Kielmas | Traducido por Nieves Fragola

En finanzas, el término "cotizar en bolsa" significa que una empresa ofrece valores en venta al público en general y obtiene un listado en una bolsa de valores. Por lo general, se refiere a valores de renta variable, pero a veces también puede referirse a títulos de deuda. Los inversionistas individuales e institucionales compran las acciones y pueden negociarlas en una bolsa de valores o en mercados no regulados. El comercio está regulado por autoridades bursátiles como la Comisión de Valores y Cambios de los Estados Unidos (SEC).

Obtención de capital

Un negocio de inicio puede financiar sus operaciones a través de acuerdos privados con inversores individuales, empresas de capital de riesgo y alianzas con grandes corporaciones. Si los propietarios de negocios desean obtener capital para financiar su crecimiento futuro o para pagar una deuda, tienen que recurrir a los accionistas existentes, quienes pueden no estar dispuestos o imposibilitados de proporcionar más dinero. Al cotizar en bolsa la empresa debe revelar la información financiera completa sobre sí misma y es regulada por la SEC. Los inversionistas externos están más dispuestos a comprar acciones de una compañía cuyas perspectivas de crecimiento pueden analizar. Esto, a su vez, hace que sea más fácil para la empresa obtener capital.

Liquidez

Al cotizar en bolsa, una compañía proporciona liquidez para sus accionistas. Cuando una empresa crece, sus principales accionistas podrían sacar rédito de la riqueza que han invertido en el negocio. La oferta pública crea un mercado para las acciones de la compañía que le da a los inversores la posibilidad de vender sus participaciones. También aumenta la riqueza de los accionistas, quienes pueden utilizar las acciones que cotizan en bolsa como garantía para préstamos.

Valuación

Al cotizar en bolsa se establece un valor de mercado para las acciones de una compañía. Sólo valen tanto como alguien esté dispuesto a pagar por ellas. Los empleados clave con opciones sobre acciones que forman parte de su paquete remunerativo pueden calcular su valor. La valuación de las compañías privadas a veces puede ser demasiado exagerada, como fue el caso de las compañías de Internet como Facebook.

Prestigio

Una oferta pública de acciones por su propia naturaleza es una forma de publicidad. La empresa se presenta bajo una luz favorable y gana prestigio en el mercado entre los accionistas, los clientes y los analistas del mercado de capitales. La exposición da a conocer más sus productos y servicios, a la vez que aumenta sus ventas y ganancias.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images