¿Cuál es una tasa de retorno esperada razonable?

Escrito por Dennis Hartman | Traducido por Eliana Belen DOria

Las empresas hacen inversiones al igual que los individuos y quieren saber cuánto pueden esperar obtener de esas inversiones. Asumir un porcentaje específico de crecimiento de la inversión durante un período de tiempo se conoce como tasa de retorno esperada. Una tasa razonable de retorno depende del tipo de inversión, el rendimiento histórico y factores tales como el entorno económico en el período de la inversión.

Cálculo de la tasa de retorno

Calcular la tasa de rendimiento es un proceso relativamente simple. La fórmula consiste en dividir la diferencia entre el monto invertido y el valor futuro de la inversión por la cantidad invertida, y luego multiplicar el resultado por 100 para que la represente en forma de porcentaje. Por ejemplo, una empresa que invierte US$100.000 en bonos y espera poder venderlos por US$125.000 en una fecha posterior, supone una tasa de retorno del 25 por ciento en el período intermedio de tiempo.

Tipos de inversión

Existe un largo camino para determinar si la tasa de retorno esperada es razonable o no. Por ejemplo, una cuenta bancaria o un certificado de depósito pueden tener una tasa de retorno de menos de uno por ciento. Sin embargo, una inversión en acciones en una empresa pequeña puede resultar en una tasa de retorno del 100 por ciento o más si la empresa experimenta un rápido crecimiento. Los bonos de ahorro del Gobierno que duplicaron su valor en más de 20 años tienen una tasa de retorno de exactamente el 100 por ciento durante ese periodo de tiempo predefinido.

Rendimiento pasado

Una herramienta que las empresas utilizan para que la tasa de retorno esperada sea razonable es el análisis de los resultados anteriores. Esto se basa en la expectativa de que las inversiones proporcionarán tasas de retorno en el futuro que son similares a las que se han producido en el pasado. Por ejemplo, el mercado de valores en su conjunto, o de un índice bursátil determinado, puede tener una tasa de retorno que es bastante consistente, dando a los inversionistas del negocio una guía para lo que cabe esperar en el futuro. Suponer rendimientos que están muy por encima de rendimientos históricos no suele ser razonable, a menos que existan circunstancias especiales, como una burbuja en el mercado de inversión en particular.

Otros factores

Además de los resultados anteriores, las empresas pueden contar con una serie de medidas para hacer suposiciones razonables acerca de las tasas de retorno. En los casos de las inversiones internas, las empresas deben prever aumentos de ingresos para determinar las tasas de rendimiento. Por ejemplo, la inversión en una nueva fábrica puede permitir a la empresa a producir más bienes. Sin embargo, la tasa de retorno dependerá de la cantidad de los bienes que pueden ser vendidos. Por lo tanto, la decisión de si se debe construir la fábrica se basa en las estimaciones de ventas para los próximos productos, que pueden depender de encuestas a los clientes, tendencias del mercado y los planes de las empresas competidoras.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock/Comstock/Getty Images