Las ventajas de ser un paramédico

Escrito por Cindy Quarters | Traducido por Andrea Galdames

Ya que la formación de técnico de emergencia médica básica o EMT (por sus siglas en inglés) requiere sólo de 100 horas, significa un corto viaje desde la graduación de secundaria a la emoción y el desafío de trabajar en el campo médico. Los EMT principiantes proporcionan servicios de soporte vital básico, tales como detener el sangrado y RCP. Ser paramédico es generalmente más complicado que trabajar como EMT que requiere tanto como 1.300 horas de formación. Los paramédicos proveen sistemas de soporte avanzado vital y pueden administrar medicamentos y proporcionar asistencia médica avanzada. Este campo de rápido crecimiento ofrece un sueldo de más de US$30.000 por año para el 2010.

Variedad

Ser paramédico es ideal para personas que disfrutan de la variedad y un alto nivel de actividad en el trabajo. El trabajo nunca es el mismo dos días seguidos. Un día se puede ayudar a una persona que ha caído en su casa, mientras que al siguiente puedes estar ayudando a una víctima de accidente en medio de la autopista.

Eventos

Los paramédicos están de guardia para casi cualquier evento que tiene un elemento de peligro en sí, tales como carreras de autos y rodeos. Si te gusta la oportunidad de salir de casa y quieres llegar a ver los partidos sin tener que comprar un boleto caro, este es el trabajo para ti. Incluso los eventos que normalmente no implican peligro, como la feria del condado o de un gran concierto, tienen un par de paramédicos a mano. Se mantiene a los paramédicos en alerta por si acaso alguien del público tiene una emergencia, como un ataque cardíaco o un golpe de calor.

Servicio a la comunidad

Los que encuentran satisfacción en ayudar a otros suelen apreciar el aspecto general de convertirse en un paramédico. Aunque seguro que no vas a ver a la gente en su mejor momento, eres el que va a estar allí cuando la gente de tu ciudad esté en necesidad de ayuda desesperadamente. Los buenos paramédicos saben la mecánica de detener la hemorragia y entablillar huesos rotos, pero los grandes van más allá y muestran verdadera compasión. Una palabra amable o un poco de tranquilidad puede significar mucho para una persona herida y asustada incapaz de hacer frente a lo que le ha pasado.

Emoción

No se puede negar que ser paramédico tiene un determinado nivel de emoción en sí. A menudo se viaja en la parte trasera de una ambulancia con sirena o tal vez incluso se conduce. Nunca sabes lo que te vas a encontrar cuando llegues a donde vas, pero lo más probable es que va a ser suficiente para provocarte adrenalina. La vida de alguien puede estar en juego, pero hay que llegar y evaluar la situación antes de saber. Es esencial que seas capaz de pensar rápidamente y de inmediato frente a cualquier situación en la que te encuentres, incluso si no tienes una visión completa de lo que está pasando.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock Images/Comstock/Getty Images