¿Cuáles son los cuatro tipos de control estratégico?

Escrito por Daphne Adams | Traducido por Paula Ximena Cassiraga
Tener controles estratégicos en su lugar ayuda a lograr exitosamente el plan estratégico de la organización.

Tener controles estratégicos en su lugar ayuda a lograr exitosamente el plan estratégico de la organización.

El control estratégico implica seguir una estrategia que está siendo implementada. También se preocupa por detectar problemas o cambios en la estrategia y hacer los ajustes necesarios. Como administrador, tiendes a hacerte preguntas, como si la compañía se mueve en la dirección correcta o si tus suposiciones sobre las tendencias principales y cambios en el ambiente de la compañía son los correctos. Tales preguntas necesitan el establecimiento de controles estratégicos.

Control de premisas

Cada estrategia se basa en ciertas premisas o predicciones de planificación. El control de las premisas está diseñado para revisar metódica y constantemente si las premisas en las que se basa la estrategia siguen siendo válidas. Si descubres que una premisa importante ya no es válida, la estrategia podría tener que ser cambiada. Cuanto antes reconozcas y rechaces una premisa inválida, mejor. Esto se debe a que la estrategia puede ajustarse para reflejar la realidad.

Control de alerta especial

Un control de alerta especial es la revaloración rigorosa y rápida de la estrategia de una organización debido al suceso de un evento inmediato e imprevisto. Un ejemplo de tal evento es la adquisición de tu competidor por un extraño. Tal evento disparará una revaloración inmediata e intensa de la estrategia de la firma. Forma equipos de crisis para manejar la respuesta inicial de tu compañía frente a los eventos imprevistos.

Control de la implementación

Implementar una estrategia sucede como una serie de pasos, actividades, inversiones y actos que suceden sobre un largo período. Como administrador, movilizarás recursos, desarrollarás proyectos especiales y emplearás o reasignarás personal. El control de la implementación es el tipo de control estratégico que debe ser desarrollado a medida que se suceden los eventos. Existen dos tipos de controles de implementación: ejes estratégicos o proyectos y reseñas de hitos. Los primeros te proporcionan información que te ayuda a determinar si la estrategia general está sucediendo como fue planeado. En las reseñas de hitos, monitoreas el progreso de la estrategia en varios intervalos o hitos.

Supervivencia estratégica

La supervivencia estratégica está diseñada para observar un gran rango de eventos dentro y fuera de tu organización que es posible que afecten la ruta de su estrategia. Se basa en la idea de que puedes descubrir información importante pero anticipada monitoreando múltiples fuentes de información. Tales fuentes incluyen seguir revistas, periódicos como The Wall Street Journal, conferencias, conversaciones y observaciones.

Referencias

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Pixland/Getty Images