Características de un control interno efectivo

Escrito por John Freedman | Traducido por Laura De Alba

    En 1992 el Comité de Organizaciones Patrocinadoras de la Comisión Treadway lanzó un documento titulado "Control interno - marco de trabajo integrado". Este documento ha servido como mapa para los sistemas de control internos efectivos desde ese entonces. Al entender las características de los sistemas de control interno efectivos, puedes diseñar, implementar y operar de forma efectiva controles para proteger los activos de tu negocio.

    Ambiente de control

    El ambiente de control es la actitud de la compañía hacia los controles internos. Conocido como el "tono superior", el ambiente de control es una condición necesaria para un control interno efectivo, porque incluso los sistemas mejor diseñados pueden ser frustrados si los directivos anulan los controles en marcha. Los indicadores de un ambiente de control efectivo incluyen tener una línea de denuncias o políticas de disciplina que tomen las violaciones al control interno de forma seria. La anulación gerencial o cortocircuito en los controles son señales de que el ambiente de control puede ser deficiente.

    Evaluación de riesgos

    La evaluación del riesgo es la identificación de puntos en los procesos de negocios de la compañía en donde es importante el control interno. Algunas veces es llamada la etapa de "¿qué podría salir mal?". Para completar una evaluación de riesgo formal, una compañía debe examinar los ciclos de negocios a gran detalle. Esto frecuentemente incluye diagramas de flujo de los ciclos de transacciones y la descripción de los procesos de negocios usando narrativa.

    Información y comunicación

    El componente de información y comunicación del control interno involucra los procesos para reunir y diseminar información a lo largo de la organización. Una información y comunicación efectiva incluirá sistemas de negocios que reúnen la información relacionada con el control interno y la dirección que utiliza esta información para apoyar a los empleados para hacer su trabajo. También debe ser evidente en los manuales de los empleados y en los procesos de orientación que estos reciban información periódicamente acerca de los esfuerzos de control continuos durante el tiempo que tengan el empleo.

    Monitoreo

    El monitoreo es el mecanismo de retroalimentación continua que asegura que los sistemas de control que fueron diseñados de forma efectiva permanezcan de esa manera. El monitoreo efectivo incluye las pruebas continuas de las actividades de control existentes y los procedimientos que hay que seguir cuando cambian los procesos de negocios. Esto también incluye un proceso para comunicar el control interno no efectivo antes para que la dirección de la compañía pueda entender cuando los cambios se necesitan hacer a tiempo.

    Actividades de control

    Las actividades de control son las actividades específicas realizadas por el personal de la compañía para asegurar que el control interno es efectivo. Estas actividades están diseñadas para tratar problemas encontrados en la evaluación de riesgo de la compañía, después son implementados y probados para la efectividad operativa como parte de la función de monitoreo. Los resultados de esta prueba se comunican entonces a los empleados y a la dirección. Es importante recordar que mientras las actividades de control parecen ser el eje del control interno efectivo, si el ambiente de control no conduce a la efectividad, incluso el control mejor diseñado podría fallar.

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images