Cómo instalar un albergue juvenil

Escrito por Edriaan Koening | Traducido por Juan Ignacio Ceviño

Administrar un albergue juvenil cambia tu estilo de vida. Te permite conocer a gente de todas las caminatas de la vida y aprender sobre otras culturas sin salir de tu propio pueblo o ciudad. Puedes optar por administrar tu albergue como un cama y desayuno, posada, campamento o centro de retiros. Puedes ganarte la vida administrando un albergue juvenil, pero por lo general, obtendrás tu mayor beneficio cuando vendas la empresa, de acuerdo con Entrepreneur.com.

Desarrolla un plan de negocios para tu albergue. Determina el tamaño de las operaciones y calcula tus ingresos y gastos. Es posible que puedas obtener ayuda con tu plan de negocios a partir de tu consejo de desarrollo económico local.

Consulta a tu autoridad de vivienda local para determinar la zonificación del área en la que deseas instalar tu albergue. Si el edificio está en una zona residencial, no podrás ser capaz de obtener un permiso para funcionar legalmente como un albergue juvenil. Generalmente, puedes convertir los edificios de zonas comerciales en albergues juveniles.

Renueva tu edificio para conseguir la planta adecuada para tu albergue. Considera el número de habitaciones, el número de viajeros que se alojan en cada habitación, las vistas desde cada habitación y si las instalaciones comunes, como baños y cocinas, serán suficientes para todos los huéspedes durante la ocupación máxima. Tienes que cumplir con los códigos de construcción de las autoridades locales y puedes tener que ir a través de inspecciones y obtener permisos de construcción.

Provee el albergue con todas las comodidades que tus huéspedes necesitan. Proporciona ropa de cama limpia y toallas. Acceso a Internet, taquillas, lavandería y artículos de higiene son otras consideraciones a ofrecer. No te olvides de los detalles, como una cafetera, tostadora, lámparas para leer, reloj despertador y ganchos de pared. Proporciona un paquete de información que contenga detalles sobre las atracciones locales, eventos, excursiones y restaurantes. Considera la posibilidad de la realización de eventos, tales como barbacoas y noches de cine, así tus huéspedes se pueden socializar.

Crea un sitio web para tu albergue. Los viajeros a menudo usan Internet para hacer el itinerario y tomar las decisiones de alojamiento. Haz que sea fácil para los clientes potenciales comunicarse contigo electrónicamente antes de llegar a tu albergue.

Anuncia la apertura de tu nuevo albergue a la autoridad de viajes local, los periódicos locales y en las guías de viaje. Establece relaciones con otras empresas de la industria turística local, como los operadores de autobuses, agencias de viajes y empresas de vehículos de alquiler. Estas vías te ayudarán a llegar a los clientes potenciales.

Consejos

  • Un hostal en una zona muy concurrida de tu pueblo o ciudad atraerá a los viajeros mejor que uno en una zona más tranquila.
  • Contrata empleados para que te ayuden, si es necesario. Alrededor de un 30% a 40% de propietarios trabajan solos, de acuerdo con Entrepreneur.com. Sin embargo, considera la contratación de personas para reducir tu carga de trabajo a un nivel manejable, especialmente si tienes cinco o más habitaciones.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images