Cómo ser un vendedor de comida en festivales y ferias

Escrito por Michelle Renee | Traducido por Susana López Millot

Ya sea que eres propietario de un restaurante esperando ganar una buena base de clientes, o un entusiasta de la cocina que disfruta el exterior y servir tus recetas favoritas, puedes ganar dinero como vendedor de comida en ferias y festivales. Aunque los requerimientos específicos podrían variar según la escala de tu negocio de comidas y las leyes individuales de tu estado, seguir algunas guías básicas pueden ponerte en el camino del éxito para ser un vendedor de comidas en parques y eventos al aire libre.

Items you will need

  • Vehículo
  • Seguro
  • Permisos y licencias
  • Equipo
  • Suministros y materiales

Preparación

Determina que permisos son necesarios. Para vender comidas y bebidas en ferias y festivales, normalmente necesitarás algún tipo de licencia de vendedor o de manipulador de comida. Los restaurantes que participan en eventos mínimos pueden obtener generalmene un permiso temporal que permita a los privilegios de vender por 24 o 48 horas. Normalmente, el coordinador del evento puede darte los formularios necesarios, o indicarte la agencia apropiada. Si estás empezando en el negocio de ventas de comida y planeas viajar frecuentemente a varios festivales y ferias, necesitarás una licencia para tu negocio de tu departamento de salud local, pero podrías obtener un permiso de vendedor temporal para cada festival al que asistas. El sitio web Small Business Administration ofrece información detallada de los permisos necesarios en cada estado.

Compra un vehículo del tamaño adecuado. Como vendedor de comida se te exigirá transportar muchos artículos sin importar cuando en cuántos eventos participes. Los dueños de restaurantes que ocasionalmente sirven en festivales necesitarán al menos una gran camioneta de trabajo para llevar comida, bebidas, suministros y letreros. Si estás dirigiendo un negocio de comida a través del celular 24 horas, se recomienda un camión con una cocina equipada o de catering.

Obtén el equipo adecuado para preparar y transportar la comida. Los vendedores ambulantes de comida necesitan bolsas térmicas y enfriadores de plástico duro para mantener los alimentos preparados a la temperatura adecuada durante el transporte. Si llevas un camión de comida, las unidades de refrigeración y el equipo de calefacción adecuado suelen adecuarse al vehículo. En cualquier caso, compra una cantidad suficiente de comida para almacenar y contenedores para servir que cumplan con las regulaciones del departamento de sanidad y salud. Visita el sitio web FoodSafety.gov para localizar contactos de licencias federales y estatales y obtener información de seguridad para la comida, dado que las regulaciones y las guías podrían varias dentro de la nación.

Consigue todas las políticas de seguro necesarias. Según tu localización geográfica y el tipo de negocio que operarás, necesitarás determinado tipo de seguros. Si eres propietario de un restaurante, la política de tu establecimiento podría incluir una cobertura para la lluvia para eventos en exterior, o podrías obtener un seguro temporal para cada festival. Los propietarios de una concesión permanente deberían tener un seguro de responsabilidad y propiedad, así como también un seguro de compensación para proteger a los empleados. En cada situación, necesitarás un seguro de transporte comercial para transportar comida, bebidas, equipo y suministros.

Empezar a trabajar

Investiga las necesidades de los consumidores y los competidores y crea un menú. Considera lo que sirven tus competidores, sus precios y a qué consumidores te diriges (niños, familias, áreas étnicas). Incluye artículos que puedan prepararse rápida y fácilmente en áreas limitadas y que sean sencillos para que los paseantes puedan llevarse la comida en la mano mientras pasean. Evita alimentos que huelan o se derramen, sean excesivamente complicados o difíciles para consumir mientras caminas.

Crea una lista de stock y un inventario y compra la comida y los materiales que necesitas. Una vez que tu menú esté terminado, compra los ingredientes necesarios, los acompañantes y las bebidas, así como servilletas, utensilios para comer desechables y recipientes para servir. Los propietarios de restaurantes suelen tener todos los suministros necesarios en el lugar. Dale a los clientes recipientes que sean fáciles de llevar. Por ejemplo, sirve helado en una taza en lugar de hacerlo en un cono ya que puede derretirse en tu mano o la sopa en un bote alto en lugar de hacerlo en un bol.

Contacta tu consejo local y el coordinador de eventos para registrar tus privilegios de alimentos. La mayoría de las ferias y festivales se programan con meses de anticipación y empiezan a recibir formularios de vendedores al menos de seis a ocho semanas antes del evento. Averigua qué permisos son necesarios y explora las oportunidades de venta unos meses antes de la fecha actual del mismo.

Consejo

  • Según tu ubicación geográfica, la venta de alimentos en el exterior podría ser una carrera estacional. Si vives en una zona que experimenta climas fríos, considera una fuente de ingresos alternativa durante los meses de invierno.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images