Cómo iniciar mi propia pequeña empresa de construcción

Escrito por Laura Wallace Henderson | Traducido por Vanina Frickel

Ser hábil con las herramientas puede proporcionar más beneficios que simplemente mantener tu vivienda en buen estado. Usar tus habilidades y experiencia para desarrollar tu propia empresa de construcción puede proporcionar una fuente de ingresos que te permita ser tu propio jefe y fijar tu propio horario. A pesar de que tu futura empresa sea pequeña, se requiere de una cuidadosa planificación y organización para aumentar las posibilidades de éxito. Como otros tipos de pequeños negocios, las pequeñas empresas de construcción deben seguir las regulaciones y trabajar duro para ganarse la confianza de un cliente.

Escribe un plan para tu negocio. Conocido como un plan de negocios, este documento escrito proporciona una hoja de ruta para conseguir que tu empresa comience. Incluye tus objetivos y delinea los métodos que utilizarás para alcanzar esos objetivos. Incluye secciones que se ocupen de los aspectos financieros de tu negocio, la clientela prevista, las herramientas necesarias, los equipos y suministros, así como los planes de publicidad. Imprime tu plan de negocio en papel para presentarlo formalmente.

Solicita un préstamo para obtener cualquier financiación necesaria para tu nueva empresa. Lleva tu plan de negocios formal contigo para presentarlo al banquero. Habla de tus razones para iniciar un negocio de construcción, incluyendo las razones por las que crees que serás un éxito. Habla acerca de tus opciones de préstamo, incluyendo las tasas de interés y plazos.

Verifica con tu gobierno estatal y local para conocer la reglamentación de las empresas pequeñas de construcción. Ellos pueden decirte si requieres de la afiliación al sindicato para proporcionar servicios de construcción en tu localidad, cómo solicitar una licencia de negocio, registrar tu nombre comercial y pagar los derechos por el otorgamiento de licencias y certificación. Solicita un número de identificación de la empresa a través del Servicio de Impuestos Internos. Ponte en contacto con una compañía de fianzas para solicitar una. Aunque el alcance de tu trabajo deseado o tu gobierno local no lo requiera, tener una fianza puede hacer que tus clientes se sientan más cómodos al contratarte.

Haz un inventario de las herramientas y equipos. Lleva toda herramienta o equipo que poseas para que lo reparen, en caso de que lo necesiten. Compra los artículos que necesites para llevar a cabo tareas básicas de construcción, tales como escaleras, sierras, niveles de carpinteros, taladros y brocas.

Anuncia tu nueva empresa de construcción en diversos medios de comunicación para atraer clientes. Anuncia en algún negocio descuentos a tus primeros clientes. Notifica a tus amigos, vecinos y familiares de tu nueva empresa. Pídeles que hagan correr la voz entre sus amigos y compañeros de trabajo. Las recomendaciones personales pueden alentar a los propietarios de viviendas a que te introduzcas en sus casas para hacer tareas de construcción.

Créditos de las fotos

  • construction workers image by jimcox40 from Fotolia.com